un sitio de

Aerolíneas de bajo costo te separan deliberadamente de tu familia

Lorena Cuevas Solagaistua

February 07, 2018

Avión de la empresa irlandesa Ryanair, precursora del bajo costo. Imagen: Wikimedia Commons

Tienes unos días libres y decides comprar un vuelo para salir de la rutina y despejar la mente. Miras los mejores buscadores en Internet y te emocionas porque encuentras una oferta increíble con una aerolínea de bajo costo. Entras en la página, seleccionas el vuelo, aceptas las condiciones y de pronto… ¡sorpresa! Se despliega frente a ti una pantalla llena de posibles opciones que aparentemente mejoran tus condiciones de viaje, pero que no te van a salir gratis.

Este es el negocio de las compañías de bajo costo. Empresas que, con el fin de compensar el bajo precio de sus boletos y el incremento de los precios combustible, comenzaron a cobran tasas por servicios que deberían estar incluidos. Ejemplo de ello es la empresa irlandesa Ryanair, precursora del bajo costo, que cobraba 40 euros a los pasajeros que no llevaran consigo el pase de abordar, hasta que una ola de demandas la obligó a detener esta práctica.

Vestido para volar: las reglas de etiqueta para cada aerolínea

A pesar de que las demandas de consumidores son cada día más numerosas, estas políticas continúan en perjuicio de los clientes. Una de las que más polémica está generando es la tasa por elección de asiento. Cuando se compra un boleto, la compañía elige de manera aleatoria el lugar que te corresponde, apartando los de ventanilla y pasillo para las personas que deciden pagar por “asiento premium”. 

El conflicto comenzó porque, según un informe de la Civil Aviation Authority (CAA), las empresas dividen deliberadamente a los grupos y familias con el fin de que acaben optando por pagar la tasa correspondiente. Este modo tan poco ético de proceder ha llevado a CAA a estudiar tanto lo justo de esta actuación, como lo legal del pago preferente de asiento. En este sentido, la compañía más abusiva es Ryanair, que separa el 35% de sus pasajeros; seguida de Emirates, con un 22% y Virgin Atlantic, con el 18%.

Equipaje extra, elección de asiento, uso de auriculares o ver una película, siempre habrá algo por lo que las compañías quieran cobrar para no perder dinero. Frente a esto los consumidores sólo nos queda estar atentos y saber cuándo estamos pagando por el uso de servicios accesorios y cuándo las empresas están abusando de su posición.

A nadie le importa si apagas tu teléfono en el avión

COMPARTIR EN

Outbrain

Relacionados