un sitio de

Después de la masacre en Parkland, Nikolas Cruz se carcajeaba en la prisión

Azteca América

March 07, 2018


Imagen: Reuters

El pasado 15 de febrero, un juez de Florida dictó prisión sin fianza para Nikolas Cruz de 19 años, acusado de matar a 17 personas en el tiroteo de la escuela de secundaria de Parkland. Después de estas semanas encerrado, el alguacil de Broward ha informado sobre algunos de los aspectos de su comportamiento en su primera semana en la cárcel.

Cruz tiene prohibida la interacción con otros recursos porque se encuentra en custodia de protección debido a su alto perfil y con el fin de salvaguardar su seguridad. Desde el 17 de febrero, oficiales de la cárcel de Broward se fijan en su apariencia, su manera de socializar, sus gestos y el tipo de actividades que realiza para redactar un informe de observación de comportamiento de los primeros seis días el cual ha salido a la luz. 

Los registros describen al reo como una persona que no mantiene contacto visual ya que suele llevar la cabeza baja casi todo el tiempo, pero que, a la vez, es cooperativo y tiene un pensamiento lógico y coherente. Se señala una distinción de su comportamiento que va de “tranquilo y lento” cuando dialoga con el personal médico a “muy comprometido y receptivo” cuando habla con un abogado”. 

34 cargos contra Nikolas Cruz por masacre en Parkland

Se sabe que tiene un historial de trastornos emocionales y de conducta como informaron distintos medios de comunicación en los días posteriores a los hechos, pero se desconoce si está tomando algún medicamento específico en la prisión.

En lo que respecta a las visitas, según los registros se ha reunido principalmente con psicólogos y abogados y apenas ha tenido alguna familiar. En una de ellas llevó a cabo la única petición que ha realizado desde su entrada en prisión: que le permitieran leer la Biblia.

De todo la información registrada la que más indignación ha causado y que es la que se refiere a lo  acontecido el 20 de febrero, día de la audiencia judicial. El registro dice textualmente que “el joven pareció estallar de risa durante e inmediatamente después de la visita de su abogado”, algo que el propio informe califica como un comportamiento raro.

Nikolas continuará en prisión hasta que se resuelva el juicio en el que se le acusa del asesinato premeditado de 17 personas y por lo que podría ser condenado a pena de muerte.

Vivimos con un monstruo sin saberlo: Familia que vivió con Nikolas Cruz

COMPARTIR EN

Outbrain

Relacionados