SECCIONES DEDeportes

FBI arresta a implicados de la NCAA y Adidas por soborno

Azteca América Azteca América

26 de septiembre de 2017, 12:21 hrs

Imagen, Reuters

Entrenadores implicados de izquierda a derecha: Lamont Evans, Emanuel Richardson, Tony Bland y Chuck Person. Imagen: Reuters

Una agente encubierto del FBI ha revelado importante información sobre el modo fraudulento de operar dentro de la administración(entrenadores, consejeros de finanzas, etc.) en el básquetbol colegial. ¿Cómo se transfieren los jugadores colegiales a la Asociación Nacional Atlética Universitaria (NCAA) y después a la NBA?

El fiscal interino del distrito del sur de Nueva York abrió el caso de una forma inigualable: arrestó a 10 hombres.

La fiscalía de Manhattan nombró a cuatro entrenadores de la NCAA: Lamont Evans, de la Universidad Estatal de Oklahoma, Chuck Person, de la Universidad de Auburn (Alabama), Emanuel "Book" Richardson, de la Universidad de Arizona, y Tony Bland, de la Universidad del Sur de California. Esta revelación sacudirá todo el organismo del básquetbol colegial.

Al momento sólo están involucradas cuatro escuelas. Las denuncias proveerán a los investigadores de la NCAA información crucial, pues cuentan historias de pagos infinitos y sobornos en la contratación de nuevos jugadores desde hace tres años.

En el 2016, un testigo colaborador fue acusado de cometer fraudes a la seguridad, según denuncias.

Las denuncias señalan montañas de evidencia, información de huellas financieras, y el agente encubierto del FBI.  

Según explicó en una rueda de prensa el fiscal interino del distrito sur de Nueva York, Joon Kim, los diez acusados han sido detenidos en relación a dos complots de corrupción en los que están involucrados entrenadores, mánagers, asesores de jugadores de baloncesto y trabajadores de compañías deportivas.

En el primero, explicó Kim, entrenadores universitarios habrían recibido dinero en efectivo a modo de soborno por parte de mánagers a cambio de recomendar sus servicios y dirigir así a jugadores y a sus familias hacia ellos.

En el segundo, asesores de jugadores y representantes de Adidas trabajaron para canalizar pagos en efectivo a miembros de equipos de baloncesto de colegios de secundaria y sus familias para asegurarse de que estos jugaban en universidades patrocinadas por la marca deportiva, y alejarles de otras compañías de la competencia.

Aunque la fiscalía no nombró directamente a la compañía Adidas, sí identificó a James Gatto, encargado de marketing de baloncesto a escala global de la firma, como uno de los participantes en el plan de corrupción, así como dos personas asociadas a la firma, Merl Code y Jonathan Brad Augistine.

Jim Gatto, de Adidas, y el planeador de finanzas Munish Sood y el agente Christian Dawkins "conspiraron ilícitamente para canalizar $100,000 dólares de la compañía 1 a la familia del jugador 10, un jugador de básquetbol colegial de All-American. Para asistir a uno o más entrenadores de la Universidad 6, una escuela patrocinada por la compañía 1, y para asegurar al jugador 6, se retuvieron los servicios de Dawkins y Sood y firmaron con la compañía 1 después de entrar a la NBA." 

"El dinero para sobornar fue estructurado con el fin de ocultarlo de la NCAA y de oficiales de la Universidad 6 para, entre otras cosas, transferir dinero de la compañía 1 a consultores terceros, quienes facilitaban pagos en efectivo a la familia del jugador 10". 

El fiscal apuntó además que los acusados "no sólo mancillaron el espíritu de atletas amateur, sino que mostraron desprecio por los miles de jugadores y entrenadores que siguen las reglas".

Según los documentos presentados hoy, el FBI y la fiscalía del distrito sur de Nueva York comenzaron a investigar el caso en 2015.