SECCIONES DEEntretenimiento

Grammys 2018, la industria musical como espejo de la sociedad

Azteca América Azteca América

27 de enero de 2018, 10:19 hrs

grammysImagen: Reuters

El próximo domingo, el Madison Square Garden de Nueva York se convertirá en la capital mundial de la música cuando se celebre la edición número 60 de los Premios Grammy, galardón que honra lo mejor de la industria durante el año. 

Este año será una premiación sumamente especia, pues contrario a lo que suele suceder (los Grammys han sido considerados un premio que sólo sirve para consentir a una élite), las estatuillas contarán con una amplia carga de comentario político-social, lo cual les otorga una nueva dimensión, al tiempo que puede convertirlos en espacio de voz para varias causas. 

El primer detalle a destacar es que luego de seis décadas de celebrarse, esta será la primera vez en la historia que la categoría de Mejor Disco del Año, la más importante de la noche, no cuente con un hombre blanco dentro de sus nominados, lo cual, más allá de plantear un panorama e mayor diversidad, deja claras dos cosas: 1) que la industria musical lleva varios años dominada por personas afroamericanas o descendientes de minorías; y 2) que la presión social de años anteriores, donde se acusaba a los Grammys de ser “toowhite”, ha funcionado. 

Ahora bien, no se piense que el hecho de que no existan hombres blancos nominados responde únicamente al cumplimiento de una cuota racial, sino que realmente la música más propositiva, interesante y exitosa viene de gente no blanca ni masculina. Entre los posibles ganadores de la categoría se encuentran Jay-Z, Kendrick Lamar y ChildlishGambino, personajes que han sabido revolucionar y refrescar el rap/hip-hop/R&B como pocos. También destaca Bruno Mars, artista hawaiano quien lleva al menos cinco años en el top de los charts. Finalmente tenemos a Lorde,cantautora neozelandesa de 22 años, quien se ha convertido en referente del talento de la generación más joven. Es así que las mujeres talentosas y poderosas del siglo XXI, junto a los hombres pertenecientes a minorías, han logrado desbancar a la música “blanca” que ha dominado los Grammys

Grammy Awards: Así apoyarán las celebridades movimiento Time's Up

Y ya que hablamos de las mujeres del siglo XXI, los movimientos contra el acoso y agresión sexual, #TimesUp y #MeToo, se harán presentes en la ceremonia, como una forma de apoyar a las actrices que se han levantado contra los agresores y depredadores de Hollywood, al tiempo que llaman la atención a otra industria cuyo machismo y misoginia son famosos: la musical. Para hacerse presentes, varias mujeres llevarán rosas blancas como símbolo de unión. Entre las artistas destacas podemos contar a la novel estrella Dua Lipa o la legendaria Cindy Lauper. Cabe destacar que esta propuesta fue realizada por MegHarkins, vicepresidenta de mercadotecnia de RocNation, discográfica estadounidense dirigida nada más y nada menos que por Jay-Z. 

La propia Harkins comentó en un mail enviado a los invitados, que el acto de protesta “era realmente necesario. Todos estuvimos de acuerdo en que el cambio político y cultural de los últimos meses es real. Elegimos la rosa blanca porque históricamente significa esperanza, paz, compasión y resistencia”. Además, extendió estas palabras a los asistentes a la ceremonia: “déjennos saber que podemos agregar su nombre a la lista de partidarios. El mundo está escuchando”. En sólo unas cuantas horas, cientos de personalidades confirmaron su apoyo a la iniciativa. 

Finalmente, la presencia latina no podía faltar, al contar con una canción que se ha encargado de romper no sólo récords, sino barreras culturales, así como aquellas que siempre buscan categorizar la música desde una perspectiva de clase. Hablamos del mega-hit ‘Despacito’, que con su impresionante cifra de 4.4 miles de millones de reproducciones en YouTube, se encuentra nominada en dos categorías: Mejor Canción y Mejor Grabación del Año. ¿Cuál es la trascendencia de la composición de Luis Fonsi y compañía? Que más allá del gusto personal acerca de la canción, impulsó a un ritmo vilipendiado como el reguetón (casi siempre denostado por ser considerado un ritmo “corriente”, lo cual devela un amplio clasismo)  a la cima de la industria, al tiempo que, de ganar la estatuilla, se convertiría en la primera canción cantada enteramente en español que se haga con el premio. 

Por todas estas razones, observar la nueva entrega de los Grammys será sumamente interesante, pues seremos testigos de cómo la música, por enésima vez desde su existencia, se convierte en reflejo de las inquietudes de la sociedad, misma que lucha por ser cada vez más incluyente y destructora de los privilegios que han mantenido a la élite en el poder. Que suenen las notas de la revolución. 

Jay-Z, Kendrick y "Despacito": los Grammys se pintan de diversidad