SECCIONES DENoticias

Las crisis asedian al joven gobierno de Donald Trump : AP

Azteca US | AP Azteca US | AP

16 de febrero de 2017, 08:47 hrs

 Republicanos

Donald Trump no lleva ni un mes en la Casa Blanca y las divisiones, disfunciones y bajas de figuras clave han dejado al joven gobierno casi paralizado y a los aliados llenos de dudas.

Trump ha bajado su ritmo tras las osadas acciones que marcaron sus primeros días en el cargo; un reconocimiento tácito de que el mandatario y su equipo no habían preparado una agenda a fondo. Han transcurrido seis días desde que Trump, quien prometió un volumen de acciones inmediatas sin precedentes, anunció su última directriz de política o plan legislativo de gran calado.

Casi una semana después de que el veto del gobierno a la entrada de refugiados e inmigrantes de siete naciones de mayoría musulmana fuera bloqueado por una corte federal, la Casa Blanca tiene aún problemas para reagruparse y definir su siguiente movimiento.

Su equipo está hendido por la división y plagado de distracciones. Esta semana, la controversia ha forzado la renuncia de su nominado a secretario de Trabajo, Andrew Puzder y la salida de su principal asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, quien tuvo que dejar el puesto después de que se descubriera que engañó al vicepresidente sobre sus contactos con el embajador ruso.

Trump


"Otro día en el paraíso", dijo sarcásticamente Trump el miércoles después de que su reunión con empresas minoristas fue interrumpida por preguntas de reporteros sobre los vínculos entre su personal de campaña y funcionarios rusos.

Colegas republicanos han comenzado a manifestar sus frustraciones y su nerviosismo porque la Casa Blanca de Trump descarrile sus esperanzas de emprender acciones legislativas.

Por su parte, el senador por Arizona John McCain explotó contra el enfoque de la Casa Blanca respecto a la seguridad nacional, que calificó de "disfuncional" y preguntó "¿quién está a cargo? No conozco a nadie fuera de la Casa Blanca que lo sepa".

McCain


Tal nivel de crítica entre los aliados es inusual durante este periodo, considerado la luna de miel de un presidente nuevo.

El gobierno de Trump también ha estado plagado de controversias éticas que consumen tiempo y energía de los miembros de los equipos legal y de comunicación.

En un incidente que provocó críticas de los dos principales partidos y llamados a una investigación ética, la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway dijo en televisión que la gente debería "comprar cosas de Ivanka". El presidente había criticado antes a Nordstrom por cancelar la línea de ropa de su hija.

"Cuando se está en la Casa Blanca, todos los días hay una crisis. La crisis es la rutina", apuntó Ari Fleischer, que fue el primer secretario de prensa del expresidente George W. Bush. "Pero cuando vienen una detrás de otra, especialmente al inicio de una administración, se empieza a crear la sensación de que no saben cómo dirigir el lugar".