SECCIONES DENoticias

Política migratoria de Trump deja vacíos los albergues en la frontera

Azteca América| Efe Azteca América| Efe

20 de abril de 2017, 18:14 hrs

inmigrantes frontera mexico 

Imagen: Twitter

Los albergues para inmigrantes en la frontera con México están prácticamente "vacíos", pues los que buscan cruzar a los Estados Unidos han dejado de llegar por el miedo a las nuevas políticas migratorias implementadas por la administración del presidente Donald Trump.

"Nunca habíamos vivido una situación como ésta, en el albergue antes no se daba abasto, ahora difícilmente tenemos 15 personas al día", dijo a Efe Gilda Esquer, una de las fundadoras del albergue para inmigrantes San Juan Bosco, en la ciudad fronteriza de Nogales, Sonora, México, en la frontera de Arizona.

Esquer indico que ha disminuido en un 80 % en las últimas semanas la presencia de inmigrantes en este albergue que tiene una capacidad para alojar a 100 personas.

Tal vez te interese: ¿A qué se debe la caída en arrestos de inmigrantes en frontera sur?

El albergue dedicado a San Juan Bosco fue establecida hace 35 años y desde entonces ha prestado ayuda a más de un millón de inmigrantes.

Esquer asegura que nunca antes había presenciado un drástico descenso en el flujo migratorio como el registrado desde que Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos.

"La gente tiene miedo, mucho miedo, los que están siendo deportados no quieren intentar de nuevo porque los están amenazando con meterlos a la cárcel", aseguro Esquer.

En estos días la mayoría de los colchones en el albergue se mantienen alzados, esperando que de un momento a otro llegue más gente, sobre todo si las deportaciones continúan en los Estados Unidos.

La misma situación viven los albergues para inmigrantes en ambos lados de la frontera en Texas.

  • La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) documentó una reducción de un 40 % en las detenciones de inmigrantes indocumentados durante los dos primeros meses del año, comparado con el mismo periodo del 2016.

  • Las detenciones han pasado de 31,578 a 18,762 en un año.