SECCIONES DENoticias

Facebook y los trastornos mentales: las cosas son peores de lo que pensábamos

Bárbara Pérez Curiel | @bpcuriel Bárbara Pérez Curiel | @bpcuriel

05 de mayo de 2017, 08:11 hrs

FacebookImagen: Reuters

Desde que las redes comenzaron a moldear la interacción social en casi cada rincón del mundo occidental, empezaron a proliferar estudios sobre los efectos de su uso y abuso en la salud mental y se volvió un lugar común relacionarlas con el aumento en los niveles de depresión y ansiedad en sus usuarios.

Diferentes investigaciones, no obstante, arrojan conclusiones distintas. No hay un acuerdo definitivo sobre hasta qué punto el uso de redes sociales provoca o empeora algunos trastornos mentales.

El año pasado, la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, por ejemplo, determinó que las personas de entre 19 y 32 años que eran más activas en Facebook, Twitter y Reddit tenían probabilidades tres veces mayores de padecer depresión frente a quienes las usaban menos. 

Pero el mismo estudio concluye categóricamente que, si bien existe una relación entre la depresión y el uso de redes sociales, esto no prueba que la causa del padecimiento sean las redes: "Es posible que la gente que ya está deprimida esté volteando a las redes sociales para llenar el vacío".

Otro estudio, conducido en la Universidad de Glasgow y que se enfoca específicamente en adolescentes, afirma que el uso de redes sociales, sobre todo en la noche, se relaciona con niveles más altos de ansiedad, depresión, baja autoestima y mala calidad del sueño.

El Happiness Research Institute de Dinamarca llevó a cabo un estudio con más de un millar de personas, en su mayoría usuarios recurrentes de Facebook, en el que se le pidió a la mitad de ellos que se abstuviera de utilizarlo durante una semana. El resultado: quienes se contuvieron, reportaron sentirse menos tristes, solos y presionados.

Problemas mentales, problemas reales: el príncipe William y Lady Gaga hablan de lo que nadie quiere hablar

Finalmente, dos estudios publicados en el 2014 en el Journal of Social and Clinical Psychology concluyen que la gente se siente mal después de pasar mucho tiempo en Facebook a causa de la comparación social. Los síntomas de depresión que reportan otras investigaciones provienen, en realidad, de la forma en la que se utiliza Facebook: para comparar la felicidad ajena, maquillada y filtrada, con la miseria personal. 

Las investigaciones sobre el nivel y la forma en que se vinculan las redes sociales y los trastornos mentales continuarán y probablemente ofrecerán resultados cada vez más precisos. Mientras tanto, a principios de mayo de este año salió a la luz información que debería cambiar el foco de la inquietud con respecto a lo que Facebook puede hacerle a la mente de sus usuarios. Ahora, lo más preocupante no es si causa depresión, ansiedad y baja autoestima, sino cómo puede explotar la depresión, ansiedad y baja autoestima para sacar provecho de sus usuarios más vulnerables.

El diario The Australian filtró documentos internos confidenciales que revelan que Facebook les ofreció a compañías anunciantes la posibilidad de dirigirse a 6.4 millones de adolescentes y jóvenes, incluso algunos de 14 años, que estén pasando por etapas de vulnerabilidad psicológica marcadas por baja autoestima, inseguridad, estrés o ansiedad.

Los documentos a los que el periódico australiano tuvo acceso explican la manera en la que Facebook podría identificar los "momentos en los que los jóvenes necesitan una infusión de confianza", lo que les permitiría a los anunciantes hacerlos su blanco en situaciones delicadas.

Facebook quiere que subas tus desnudos para protegerte

El mismo día en que The Australian reportó esta historia, Facebook emitió un mensaje público en el que asegura que "no ofrece herramientas para elegir objetivos con base en su estado emocional. El análisis que llevó a cabo un investigador australiano tenía como fin ayudar a los vendedores a entender cómo es que las personas se expresan en Facebook".

Pero, después de que fuera contactada por The Australian, la compañía ofreció una disculpa y aseguró que no era correcto apuntalar a niños de ese modo. "Abrimos una investigación para comprender la falla en el proceso y arreglar nuestro descuido. Emprenderemos procesos disciplinarios y de otros tipos, como es lo apropiado", dijo una vocera en un mensaje enviado al diario.

Además, aseguró que Facebook únicamente permite que se lleven a cabo investigaciones que implican información sensible sobre el comportamiento emocional de la gente joven si se sigue un procedimiento riguroso. 

“Esta investigación no parece haber seguido dicho proceso”, agregó.