SECCIONES DENoticias

Tibieza republicana ante testimonio de Comey aleja a Trump de la destitución

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

10 de junio de 2017, 16:01 hrs

Donald Trump defenderá veto migratorio en tribunalesdonald trump

Imagen: Reuters

La tibia reacción de los legisladores republicanos tras el testimonio del exdirector del FBI, James Comey, sobre la investigación rusa aleja la posibilidad de que el presidente Donald Trump enfrente un "impeachment" o proceso de destitución.

En una comparecencia rodeada de expectación, Comey acusó este jueves a Trump de mentir, de presionarle para despejar la distracción que suponía la investigación de la injerencia electoral rusa y de sugerirle que pusiera fin a las pesquisas sobre el exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn.

Sin embargo, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, prefirió destacar los logros alcanzados desde que Trump está en la Casa Blanca a comentar las revelaciones de Comey.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, optó por justificar las conversaciones de Trump con Comey en su falta de experiencia política y en el hecho de que es un recién llegado a Washington.

"Creo que tenemos un presidente que está aprendiendo", dijo el senador John McCain, uno de los republicanos más abiertamente críticos con Trump.

Otros legisladores conservadores han preferido fijarse en los aspectos de la declaración de Comey ante el Comité de Inteligencia del Senado que pueden ser interpretados como favorables para Trump.

"Creo que fue exonerado. Él dijo que no estaba bajo investigación y eso fue verificado", indicó el congresista republicano Mark Meadows, que preside el Freedom Caucus, considerado el grupo más conservador de la Cámara de Representantes.

Los congresistas y senadores republicanos tienen la vista puesta en las elecciones legislativas del año que viene, para las que necesitan la base de votantes que se acercaron al partido por primera vez gracias a Trump.

Para destituir a un presidente, la Constitución de EEUU requiere una súper mayoría de dos tercios del Senado.


También puedes leer: Comité del Senado de EEUU estudia pedir otra comparecencia de Comey

En la situación actual, eso significaría que 19 senadores republicanos (de 52) necesitarían sumarse a todos los 48 demócratas e independientes restantes para sacar a Trump de la Casa Blanca.

Y si se mira al pasado, la realidad es que el número de senadores que votaron para destituir a un presidente de su propio partido es cero.

Incluso si se llegara a probar que Trump ha cometido alguna falta o crimen, los analistas consideran que como mucho habría cinco o seis senadores republicanos que se posicionaran a favor de destituirlo, pero llegar a la cifra de 19 se considera muy improbable.

Los observadores más deseosos de ver el "impeachment" de Trump fantasean con la posibilidad de que, si las pruebas y las críticas fueran contundentes, Trump acabara dimitiendo como hizo Richard Nixon en 1974 ante el escándalo del Watergate.

Pero, como se preguntaba esta semana el columnista Michael Medved en el USA Today, "¿puede alguien que haya seguido la carrera de Trump imaginar que él escogería un curso de acción de tanta humildad y a arrepentimiento?".

Incluso un diario abiertamente crítico con las políticas de Trump y que declara "estar esperando al día en que ya no sea presidente", como Los Angeles Times, publicó esta semana un editorial advirtiendo sobre que la destitución de un presidente elegido democráticamente debe hacerse solo en los casos "más excepcionales".


Tal vez te interese: Abogado de Trump tiene clientes vinculados con el Kremlin: The Washington Post