SECCIONES DENoticias

Gobierno mexicano utilizó software para espiar a periodistas y defensores de derechos humanos: The New York Times

Jimena Barragán Jimena Barragán

19 de junio de 2017, 13:18 hrs

espionaje

Imagen: EFE

Según un reportaje del periódico The New York Times, el Gobierno mexicano espía a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas, mediante un programa de espionaje israelí,  llamado Pegasus, cuyo propósito es perseguir delincuentes.

La investigación, realizada por Artículo 19, R3D y Social Tic con asistencia del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá, indica que, a través de diversos ataques a los dispositivos celulares de las víctimas, se instala un malware, el cual proporciona acceso a todos los contenidos y funciones de los teléfonos inteligentes infectados: se puede acceder a mensajes, fotografías, contactos, agendas, etc. La información se puede transferir en tiempo real mediante internet; "el teléfono de la persona se convierte en un micrófono oculto", señala The New York Times

Ley israelí únicamente permite que este sistema se venda a Gobiernos y con el fin de perseguir a criminales.

Entre las víctimas de espionaje se encuentran los abogados que trabajan en la investigación de la desaparición los 43 estudiantes de Ayotzinapa; Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez; Carmen Aristegui, una de las periodistas más reconocidas del país, así como su hijo Emilio; Stephanie Brewer, una estadounidense que representa víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía.

Tal vez te interese: Estado de México: La compra de votos y otras prácticas fraudulentas

Según el diario, los intentos de espionaje han alcanzado a los familiares de los activistas y periodistas. A partir del año 2011, tres agencias mexicanas han gastado, al menos, 80 millones de dólares en programas de espionaje de la empresa israelí. 

De acuerdo con la ley mexicana, un juez federal es el único que puede autorizar la vigilancia de comunicaciones privadas y sólo cuando está demostrado que hay un caso que investigar.

Según el diario estadounidense, exfuncionarios de servicios mexicanos de inteligencia señalaron que "es muy poco probable que el gobierno haya recibido la aprobación judicial para hackear los teléfonos de los activistas y periodistas". 

“La investigación concluye que los ataques fueron dirigidos cuando los blancos cuestionaron las políticas del actual gobierno federal, por ejemplo: la difusión del reportaje "La Casa Blanca de Peña Nieto", el acompañamiento a la investigación independiente del caso Ayotzinapa, la actuación de la Policía Federal en Tanhuato y el debate de las leyes anticorrupción”, subrayó el sitio Aristegui Noticias.

Ya se tenía la sospecha del uso de programas de espionaje por parte del Gobierno mexicano en contra de opositores políticos o activistas. Sin embargo, el artículo publicado este lunes señala que no hay pruebas definitivas de que el Estado mexicano sea el responsable, y éstas serían casi imposibles de obtener, pues el malware está diseñado para no dejar rastros del hacker que lo utiliza. 

No obstante, los ciberexpertos sí pueden verificar en qué momento se utilizó ese malware en el teléfono de una víctima, y de acuerdo con la investigación los objetivos recibieron los mensajes infectados en momentos en los que criticaban al gobierno.

El Gobierno mexicano reconoce haber recabado información de sospechosos de un modo apegado a derecho.“Como en cualquier régimen democrático, a fin de combatir al crimen organizado y las amenazas contra la seguridad nacional, el gobierno mexicano realiza actividades de inteligencia”, señaló un funcionario. No obstante, el Gobierno rechazó que alguna de sus dependencias realice acciones de espionaje a defensores de derechos humanos.  

También puedes leer: Presunto violador y asesino de Valeria muere en prisión