SECCIONES DENoticias

Padres quieren prohibir venta de smartphones a niños en Colorado

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

19 de junio de 2017, 15:23 hrs

niños celular

Imagen: Depositphotos

La organización no lucrativa Padres contra los smartphones para menores (PAUS, en inglés) quiere que Colorado sea el primer estado del país en regular la venta de teléfonos inteligentes para menores de 13 años y esta semana mantendrá las primeras reuniones públicas de esta campaña.

El grupo, fundado por el anestesiólogo Timothy Farnum, padre de cinco hijos, de entre 11 y 19 años, que al igual que los otros cuatro miembros de la mesa directiva se dedica a la medicina, asegura que el "continuo uso" de teléfonos inteligentes es "extremadamente negativo para los niños".

En su opinión, estos aparatos "producen un cortocircuito en el desarrollo natural y saludable" de los niños.

Con esa convicción, PAUS convocó a una "reunión general abierta" para el próximo sábado en Englewood (suburbio de Denver) para "estar juntos, brazo con brazo, contra la fuerza destructiva del continuo uso de internet por parte de nuestros hijos".

Luego, hasta mediados de 2018, PAUS deberá compilar más de 100.000 firmas válidas de votantes registrados para que su medida sea incluida en las boletas electorales de los comicios de noviembre de 2018, para que los votantes decidan si la aprueban o no.

Te puede interesar: Colorado: Pacientes mentales pasan más tiempo en cárceles

En 2015 la doctora Hilda K. Kabali aseguró en un estudio publicado en la revista especializada Pediatrics,  que el constante uso de teléfonos inteligentes por parte de niños preadolescentes "no está asociado con la etnicidad o la educación de los padres" y entre las comunidades urbanas y minoritarias ese uso comienza antes de los 4 años, muy por debajo de la edad a la que acceden los niños europeos y japoneses.

Su propuesta de restringir el uso de teléfonos entre menores, dijo, es similar a lo que ya sucede con los controles de cigarrillos, alcohol o pornografía.

Y aunque la campaña recién se inicia, varios legisladores estatales republicanos ya expresaron su oposición e indicaron que el uso de teléfonos es un tema que debe resolver cada familia y no el Gobierno estatal.