SECCIONES DENoticias

La gran mentira que la pornografía les hace creer a los hombres

Jimena Barragán Jimena Barragán

31 de julio de 2017, 17:06 hrs

deposit

Imagen: Depositphotos 

Entre mitos y dichos, las páginas de pornografía se siguen posicionando entre las más visitadas de la web. PornHub, un popular sitio online de contenidos eróticos, publicó datos que revelan cuáles son las preferencias de los internautas a la hora de consumir pornografía en la web. 

También puedes leer: ¿Qué es la "venganza porno" y qué hacer si eres víctima?

En el año 2015 se consumieron 87,849 videos pornográficos, que suman un total de 4,392 millones de horas de viendo pornografía sólo en ese sitio. 

Estados Unidos y Reino Unido siguen a la cabeza en cuanto a consumo de pornografía.

porhube

Imagen: PorHub

Según un estudio de la Universidad de Quebec, el daño que hace la pornografía a la sociedad es hacerle creer a la gente que lo que sucede en las producciones es igual que en la vida real. 

El estudio, publicado en la revista The Journal of Sex Research, revela que las expectativas que crea la pornografía suelen ser totalmente irreales, especialmente la manera en la que se retrata a las mujeres. Además, el placer femenino queda completamente relegado frente al masculino.

Los investigadores revisaron los 50 videos más vistos en PornHub y contaron cuántos orgasmos tuvieron los hombres y cuántos las mujeres. Se encontró que sólo el 18.3% de las mujeres tuvieron un orgasmo, frente al 78% de los hombres. 

Léa J. Séguin, una de las investigadoras, señala en PsyPost que los orgasmos de las mujeres en los videos que fueron analizados "se producían por coito vaginal o estimulación anal, sin ningún tipo de estimulación del clítoris, cuando en el mundo real es exactamente al revés". Ése es uno de los grandes mitos de la pornografía que tiene a muchos hombres sumamente confundidos.

"Por un lado, el porno suele reflejar y perpetuar expectativas irreales sobre las relaciones sexuales entre mujeres y hombres".

Tal vez te interese: La fotógrafa inglesa que está revolucionando la pornografía