SECCIONES DENoticias

Líderes religiosos se unen y piden a Trump mantenga DACA

Azteca América / EFE Azteca América / EFE

02 de agosto de 2017, 15:00 hrs

migrantes

Imagen: Reuters

Líderes religiosos de varias confesiones se han unido para pedir al presidente Donald Trump mantener el programa DACA que protege de la deportación a los "dreamers", jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país.

Más de 1,600 líderes religiosos enviaron hoy una carta a Trump con esta demanda a través de su vía de comunicación favorita, el Twitter, y alrededor de 50 personas llevaron el mensaje a las puertas de la Casa Blanca en un acto de protesta.

Con carteles de "Defiende DACA" y al grito de "aquí para quedarnos", reverendos, rabinos, activistas de distintas creencias y jóvenes "soñadores" beneficiarios del programa condenaron la política migratoria del presidente y le imploraron "compasión".

"Mantenga DACA para proteger a quienes llaman a este país su casa. Use su poder para hacer lo correcto, no solo como presidente, sino sobre todo como abuelo de tres niños judíos", dijo la rabina Esther Lederman.

"Estos jóvenes huyen de la violencia, las pandillas, la pobreza, o simplemente buscan mejores oportunidades", destacó.

Te recomendamos: "Dreamers" se arriesgarán a ir a México por primera vez bajo Gobierno de Trump

Mientras sus discursos en defensa de un Estados Unidos abierto se escuchaban en la Avenida Pensilvania, dentro de la Casa Blanca Trump anunciaba su respaldo a un proyecto de ley que busca reducir a la mitad la inmigración legal al país a lo largo de la próxima década.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), una medida ejecutiva firmada el 15 de junio de 2012 por el entonces presidente demócrata Barack Obama, se ha salvado hasta ahora de las medidas migratorias de Trump.

El presidente ha dicho repetidamente que quiere "usar su corazón" a la hora de abordar DACA y ha asegurado que es uno de los temas más difíciles a los que se enfrenta, pero no ha tomado una decisión al respecto.

Sin embargo, su fiscal general, Jeff Sessions, aseguró hace unos meses que no se podía "prometer a aquellos que están de forma ilegal en el país que no vayan a ser deportados", lo que elevó la preocupación y arrojó dudas sobre el futuro de los "soñadores".

Preguntado hoy por el futuro de DACA, el asesor presidencial Stephen Miller se limitó a decir que hoy no habrá un anuncio y que hay una revisión en marcha.

"Cualquier cosa que hagamos dará prioridad a los ciudadanos y trabajadores estadounidenses", indicó, sin precisar al respecto.

También te sugerimos: Congresistas hispanos luchan para continuar con el DACA para "soñadores"

Claudia Quiñonez tiene 22 años, llegó a Estados Unidos desde Bolivia cuando tenía 11 con la única compañía de su madre y vivió con temor el último proceso de renovación de su DACA.

"Hice mi solicitud con la antelación requerida y no me la renovaron hasta dos meses después de que expiró, no manejé durante ese tiempo, tenía miedo y siento que es algo que podría pasar nuevamente", relató a Efe la joven tras participar en la protesta.

Pese a la incertidumbre, está dispuesta a seguir luchando: "No tenemos nada que perder", subraya.

Gerson Quinteros también tiene 22 años y gracias a DACA pudo cumplir su sueño de ir a la universidad.

"Estuve intentando pero no me aceptaban porque era indocumentado. Obtuve una beca, pero tenía miedo a salir de Maryland por las leyes que había en otros estados", recuerda el joven, que ahora estudia informática al tiempo que trabaja como entrenador de fútbol y natación.

Lo que más miedo le da es que Trump ponga fin a DACA y lo deporten a El Salvador, un país al que no ha vuelto desde que salió de niño con su padrino y del que apenas sabe nada.

"Sería confuso, no he crecido ahí, no sé cómo es, solo oigo que han crecido las maras", explica.

Claudia y Gerson son solo dos de un total de 780,000 jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos con sus familiares siendo unos niños y reconocen el país como suyo.

Han podido obtener permisos de trabajo y residencia, lo que les ha permitido evitar la deportación a sus países de nacimiento, para ellos desconocidos.

DACA fue una las medidas unilaterales tomadas por Obama ante la falta de acción del Congreso para ponerse de acuerdo sobre una reforma migratoria integral, que pudiera solucionar el estatus de los más de 11 millones de personas en situación irregular que se calcula viven en el país.