SECCIONES DENoticias

Comienza juicio contra DJ que le agarró una nalga a Taylor Swift

Jimena Barragán Jimena Barragán

30 de noviembre de -1, 00:00 hrs

En noviembre de 2016 Taylor Swift demandó al DJ y locutor David Muller por acoso sexual. Según la cantante, Mueller la tocó sin su consentimiento durante un encuentro en el año 2013. "Me agarró el culo y me quedé en shock. Parada".

La próxima semana un jurado de Colorado, Estados Unidos, escuchará las versiones de ambos en un juicio que, según The Hollywood Reporter, se prolongará nueve días. 

¿Qué fue lo que pasó?

🎤

Una publicación compartida de Taylor Swift (@taylorswift) el

Durante un encuentro en el año 2013, la cantante, que en ese entonces tenía 23 años, denunció a su equipo el incidente, por lo que el Dj David Mueller fue rastreado, expulsado del evento, y se le prohibió la entrada a los shows de Swift de por vida.

Después del incidente, KYGO, productora de música, despidió a Mueller, citando la cláusula moral en su contrato, después de que los ejecutivos determinaron que había mentido sobre el incidente y cambiado su historia, según documentos judiciales.

Pasó el tiempo y en el 2015 Mueller demandó a Swift, a quien culpó por sus problemas financieros, a lo que ella respondió con una demanda por acoso sexual. 

En documentos judiciales, la cantante dijo que estaba "sorprendida y angustiada por la conducta física perjudicial y ofensiva de Mueller", según información de Buzzfeed.

Después de dos años de litigio, Swift ha dicho en documentos judiciales que quiere "servir de ejemplo a otras mujeres que pueden resistir públicamente revivir actos indignantes y humillantes similares".

También puedes leer: Eric Bolling, presentador de Fox News, denunciado por acoso sexual

Swift también dijo en documentos judiciales que cualquier dinero que gane será donado a organizaciones sin fines de lucro que están "dedicadas a proteger a las mujeres de actos similares de agresión sexual y desprecio personal".

¿Qué está en juego?

El juicio será de los más vistos pues se trata de una estrella mundial en un caso en el que la mayoría de los artistas ha decidido mantenerse alejado.  

Swift ha dicho en documentos judiciales que quiere "servir de ejemplo a otras mujeres que pueden resistir públicamente revivir actos indignantes y humillantes similares".

Para la cantante todo dinero que se pueda obtener de este juicio  será donado a organizaciones sin fines de lucro que están "dedicadas a proteger a las mujeres de actos similares de agresión sexual y desprecio personal".

Para Mueller las apuestas son altas, con su reputación y su futura carrera en la línea. En documentos de la corte, Mueller dijo que pasó 20 años construyendo un currículum en la radio entrevistando a cientos de celebridades, incluyendo Britney Spears, Mariah Carey, Beyoncé y Jennifer López. Afirma que todo eso fue arruinado como resultado de las acusaciones de Swift y está buscando casi tres millones de dólares en daños. 

Habrá 32 asientos para el público, así que quien quiera estar tendrá que hacer cola para poder entrar. Además, habrá una sala de apoyo en la que 75 personas podrán ver el juicio a través de las pantallas. Diecisiete personas testificarán, incluyendo a los dos artistas. 

Los abogados de Swift apuntan a una foto de Mueller con una sonrisa en su rostro y su mano en el trasero de la cantante como prueba "condenatoria".

Mueller, de 55 años, fue despedido dos días después de ser acusado por Swift. Pero no se quedó así, pues replicó con una demanda por acusación falsa.

"La señora Swift declarará en el juicio que Mueller 'puso su mano bajo su vestido y el agarró el trasero'", según la petición judicial presentada ante la Corte de Distrito de Denver.

Mueller ha solicitado una compensación de 3 millones de dólares por daños y perjuicios.

Por su parte%