SECCIONES DENoticias

Arrestados tres hombres acusados de canibalismo

Azteca América / EFE Azteca América / EFE

21 de agosto de 2017, 14:54 hrs

canibalismo

Imagen: Depositphotos

Tres hombres han sido detenidos por la Policía sudafricana en el pueblo de Estcourt (este del país) tras ser acusados de violar y asesinar a una mujer, cuyo cadáver supuestamente se comieron después, informaron hoy medios locales.

Uno de los sospechosos se entregó a las autoridades y declaró a los agentes que estaba "cansado de comer carne humana", explicó la portavoz de la Policía de Estcourt, Thembeka Mbhele, que aclaró que las tres detenciones tuvieron lugar el pasado viernes por la noche.

El hombre, que acudió voluntariamente a la comisaría, entregó una pierna y una mano de la víctima, e indicó a los agentes una dirección en la que encontraron más restos humanos, asegura el portal de noticias sudafricano News24.

Mbhele indicó que dos de los detenidos son "nyanga", curanderos tradicionales, y confirmó que la investigación sigue su curso para encontrar otras posibles víctimas.

Otra fuente policial consultada por News24 asegura que los tres sospechosos también podrían haber profanado tumbas en búsqueda de cuerpos humanos.

A este respecto, la portavoz policial pidió a los familiares de personas que se hallen desaparecidas que colaboren con las pesquisas dando muestras de ADN para cotejarlas con las de los cadáveres que puedan encontrar.

Se espera que los detenidos declaren hoy, lunes, ante el Tribunal de Primera Instancia de Estcourt, donde se enfrentarán a cargos por violación, asesinato y posesión de restos humanos.

En los últimos años se han dado varios casos de canibalismo en Sudáfrica: de hecho, el pasado día 4, la Policía detuvo a un hombre en Durban, capital de la región de Kwazulu-Natal (a la que pertenece Estcourt), que intentaba vender una cabeza humana a un curandero tradicional.

En 2015, Andrew Chimboza, un ciudadano natural de Zimbabue que había asesinado un año atrás a su exnovia a puñaladas para extraerle su corazón y comérselo, fue condenado a 18 años de prisión.