SECCIONES DENoticias

Gracias a Obamacare, millones de latinos y negros pudieron pagar un seguro de salud por primera vez en su vida

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

24 de agosto de 2017, 13:09 hrs

ayuda sanitaria, hospital

Imagen: Depositphotos

La disparidad en el acceso a la sanidad se redujo en Estados Unidos entre blancos y afroamericanos e hispanos entre los años 2013 y 2015, gracias a la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA), más conocida como Obamacare, que el presidente, Donald Trump, ha intentado acabar sin éxito.

El magnate llegó a la Presidencia con la promesa de abolir una ley que, según un estudio divulgado hoy por la fundación privada The Commonwealth Fund, ha servido para achicar las disparidades raciales y étnicas en el acceso a la cobertura de salud.

Obamacare ha contribuido a que todos, "sin importar su raza u origen étnico, tengan acceso al cuidado de salud que necesitan", declaró en la presentación del estudio la vicepresidente del fondo, Pamela Riley.

Tres millones y medio de adultos hispanos y dos millones de afroamericanos accedieron a seguros de salud por primera vez, mientras que se redujo en 2.4 millones la cantidad de personas de estos grupos que reportaban la falta de cuidados médicos por no poder pagar una consulta, según el estudio.

Se señala que se redujo en siete puntos la disparidad entre blancos e hispanos en materia de seguro de salud, y cuatro puntos entre afroamericanos y blancos.

Al compararse el acceso a un proveedor de salud regular, la disparidad entre hispanos y blancos se redujo de 24 a 21 puntos, y entre afroamericanos y blancos cayó de 8 a 5 puntos.

También se estudió el porcentaje de personas que, por un problema de costos, no pueden visitar un médico cuando lo necesitan, y en este caso la diferencia entre hispanos y blancos cayó tres puntos, y entre afroamericanos y blancos dos puntos.

La reducción de disparidades fue mayor en los 31 estados y el Distrito de Columbia que expandieron la cobertura del Medicaid, el seguro de salud estatal para las personas de bajos recursos.

La doctora Riley, coautora del estudio, reconoce que todavía subsisten dificultades para que afroamericanos e hispanos tengan una misma atención que los blancos.

Para terminar con las desigualdades históricas "debemos continuar enfocando nuestras políticas en la expansión del Medicaid a todos los estados", dijo, y evitar que los esfuerzos de la Casa Blanca y del Congreso para abolir el Obamacare eliminen las ganancias históricas obtenidas en los últimos años.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), un organismo independiente dentro del Legislativo, el plan sanitario de Trump que busca reemplazar la ley vigente, afectaría a 22 millones de personas que perderían la cobertura médica antes de 2026.

Entre ellos, unos seis millones serían hispanos, incluyendo a más de un millón de niños latinos.

El plan fue bloqueado en el Senado por un solo voto, con el rechazo de demócratas y republicanos, por lo que Trump anunció que dejará que "el Obamacare falle" y luego elaborará un nuevo sistema de salud, sin dar detalles.