SECCIONES DENoticias

Demandan a policía de Charlottesville por no frenar a neonazis

Azteca América / EFE Azteca América / EFE

01 de septiembre de 2017, 15:44 hrs

Imagen, Reuters.

Imagen: Reuters

Un grupo de activistas de Virginia, Estados Unidos, presentó hoy una demanda, en nombre de un hombre herido, contra la policía de Charlottesville por no intervenir durante la violencia desatada por la marcha de supremacistas blancos de agosto pasado, que se saldó con una persona muerta.

Los abogados de Nexus Caridades Attorneys aseguraron en una rueda de prensa en el Emancipation Park de Charlottesville, escenario de los disturbios del pasado 12 de agosto, que Robert Sánchez Turner fue golpeado por los supremacistas blancos mientras los agentes de policía no hicieron nada para impedirlo. La demanda se presentó contra la ciudad, el jefe de policía de Charlottesville, Al Thomas, y el superintendente de la policía estatal de Virginia, W. Steven Flaherty.

El texto, al que ha tenido acceso Efe, subraya que Turner "fue agredido con gas pimienta en los ojos y se le lanzó orina a apenas 10 pies de los agentes de policía, sin que hicieran absolutamente nada para detenerlo".

Los disturbios se produjeron después de que un grupo supremacista blanco convocó una marcha denominada "Unite the Right" (Unir a la derecha) para protestar contra la retirada de una estatua del general confederado Robert Lee, considerado un símbolo de la defensa de esclavitud y el racismo, en el centro de la ciudad.


  • Lenta respuesta policial a protestas violentas en Charlostteville


Los manifestantes fueron confrontados por protestantes antifascistas y hubo enfrentamientos violentos, sin que la Policía pudiese contenerlos. Posteriormente, uno de los supremacistas blancos atropelló a un grupo de opositores a la marcha y como consecuencia una mujer de 32 años falleció y más de 20 personas resultaron heridas.

Las autoridades locales han rechazado estas críticas y han señalado que se vieron sobrepasadas ante la magnitud mayor de lo esperado de la manifestación.

La violencia racial de Charlottesville ha reavivado el debate sobre la simbología confederada, a lo que se ha sumado el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien criticó la retirada de estatuas. Las autoridades de la ciudad decidieron, tras los disturbios, cubrir la estatua del general Lee con una gran lona de plástico negra.