SECCIONES DENoticias

Cuidar apariencia del cuerpo, tendencia de suicidio en México

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

07 de septiembre de 2017, 14:33 hrs

suicidio en mexico

Imagen: Deposit Photos

Quitarse la vida en México ha adoptado, en los últimos años, un patrón en el procedimiento: el hecho de preservar el cuerpo inmaculado, lo que propicia que el ahorcamiento sea el método principal de suicidio.

En la búsqueda de la pulcritud del acto, se utilizan bolsas de plástico que cubren la cara del suicida hasta obtener la asfixia, explica Teresita Tinajero, presidenta del Instituto Mexicano de Tanatología, quien asegura que “hay una tendencia a no lastimar el cuerpo”.

Evitar la estridencia se vincula con la necesidad del ser humano de "mantenerse completo hasta el momento de su muerte".

Lo anterior se acentúa en los adolescentes, ya que se encuentran con una identidad en construcción y hay mayor obsesión por la apariencia. Dado el trastorno de su percepción, el suicida se pregunta: ¿cómo me van a encontrar?; ¿quién me va a encontrar?; ¿a quién quiero castigar por mi muerte?.


Las cifras del suicidio en México

  • 6 mil 426 personas al año se quitan la vida, de acuerdo con datos de 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que no refleja los suicidios que se registran en comunidades aisladas, donde es complicado "obtener cifras exactas".
  • 40.2 por ciento del total de suicidios en el país son cometidos por jóvenes de 15 a 29 años. De estos, 81.7 por ciento son hombres, pues el varón tiene mayor convicción a la hora de concluir el acto, mientras que "a la mujer suele vencerle el miedo", apunta la experta.

La relación entre la cultura Maya y la realidad del suicidio en México:

  • Tinajero explica que la península de Yucatán, donde habitó la civilización maya, es el lugar con la tasa de suicidios más alta del país, y la mayoría "son por ahorcamiento"
  • Los mayas consideraban que la muerte "era el quid de la existencia", señala la tanatóloga, quien alude a la presencia de una deidad de apariencia femenina que guiaba a los nativos hasta el ahorcamiento.
  • Este método es uno de "los más accesibles en casa", donde se produce 74 por ciento de los suicidios.

7 puntos para entender el suicidio

  1. Suele ser un acto premeditado, pensado como una puesta en escena planificada "hasta un año antes".
  2. Si el acto no se concreta, se observa una razón antropológica, ya que el ser humano "tiene una tendencia natural a la supervivencia".
  3. De los suicidas, 65 y 70 por ciento, vivían algún tipo de depresión, dice el director del Instituto Hispanoamericano de Suicidología, Alejandro Águila.
  4. Puede reconocerse al suicida por indicadores como alteración del sueño, ingesta desproporcionada o nula de comida y desvinculación con su familia y entorno social.
  5. Presentan "visión en túnel": solo ven la realidad desde su perspectiva de sufrimiento, lo que les impide encontrar alternativas ante situaciones adversas. "Por ello requieren ayuda", explica Águila, pues la depresión bloquea "las funciones cerebrales superiores para encontrar soluciones".
  6. La tecnología es un factor influyente, ya que establece nuevas relaciones cognitivas. "Ya no hay contacto humano. La parte afectiva es mermada", observa. "Tengo pacientes que quieren suicidarse porque el novio o novia no les dio like o los “dejó en visto” en Whatsapp".
  7. Hay personas con graves problemas afectivos, con tendencia a la verborrea que no consuman el suicidio, pero amenazan con él a sus allegados. Son los llamados "chantajistas". Estos representan un peligro no tanto por ellos mismos, sino por las reacciones que provocan en la sociedad. "Sí hay chantajistas, pero también los chantajistas se suicidan", aclara Águila.