SECCIONES DENoticias

Trump, con libertad total para lanzar un ataque nuclear

Azteca América Azteca América

12 de septiembre de 2017, 17:18 hrs

Trump, con libertad

Imagen: Reuters

El uso de armas nucleares fue regulado por primera vez por la Ley de Energía Atómica de 1946, bajo la administración de Harry s. Truman, quien en 1945 ejecutó la orden para dar fin a la Segunda Guerra Mundial por medio del lanzamiento de las bombas atómicas Little Boy y Fat Man, en Hiroshima y Nagasaki, respectivamente. 

De acuerdo con dicha ley, "el presidente puede pedir a la Comisión de Energía Atómica que entregue una cantidad de materiales fisionables o armas a las fuerzas militares si las cree necesarias para la defensa nacional, o autorizar a las Fuerzas Armadas la manufactura, producción o adquisición de cualquier dispositivo que utilice materia fisionable o energía atómica como arma militar"

En resumen, la decisión de iniciar un conflicto nuclear está únicamente en las manos del Presidente; si éste da la orden, "sólo pasan cinco minutos [...] hasta que los misiles empiezan a atronar en sus depósitos y no más de 15 hasta que los submarinos los disparan sin posibilidad de retroceso".

Por esta razón, las amenazas de Trump de desatar una guerra nuclear contra Corea del Norte no deben ser consideradas como pura habladuría. Si bien las regulaciones en torno al uso de la energía atómica ya no están únicamente bajo Gobierno Federal (la Ley de Energía Atómica, desde 1954, delega sus responsabilidades al Departamento de Energía, a la Comisión de Regulación Nuclear y a la Agencia para la Protección del Ambiente), el uso militar de las mismas se encuentra aún en las manos del presidente de Estados Unidos

En octubre de 1962, durante la Guerra Fría y la crisis de los misiles, el presidente Kennedy y su homólogo Khrushchev implementaron una nueva vía de comunicación que fuese directa: el teléfono rojo

Esto fue necesario para retirar los misiles de Turquía y Cuba y proporcionó a ambos mandatarios una línea clara, en la cual no habría lugar a malentendidos. Esto aumentó el poder de la figura del presidente, pues a partir de ese momento las negociaciones se dieron únicamente entre ambos mandatarios. 

Ese fue el inicio del Nuclear Football, un maletín negro que es utilizado únicamente por el presidente para dar la orden de un ataque nuclear cuando no se encuentra en el Situation Room de la Casa Blanca, y el biscuit, que contiene los códigos (gold codes) para llevar a cabo un ataque con armas nucleares. 

Estos códigos los cambia diariamente  la Agencia de Seguridad Nacional y tienen como fin garantizar que la orden proviene del presidente. “Con una sola llamada de teléfono, el comandante en jefe tiene virtualmente un poder ilimitado para activar las armas nucleares en cualquier momento”, explica Bruno G. Blair, experto en Seguridad Nacional de la Universidad de Princeton.

Las amenazas de Donald Trump, desde su comentario sobre hacer pagar a Corea del Norte con "fuego y furia", continúan desde todos los frentes, tanto el económico, con la evaluación de un bloqueo comercial, como el bélico.


CLIMA

F C
VIENTO
ATMÓSFERA
ASTRONOMÍA

Selecciona una ciudad:

Powered by