SECCIONES DENoticias

Trump llena el Departamento de Agricultura de inexpertos... como él

Azteca América Azteca América

26 de septiembre de 2017, 11:16 hrs

Imagen, efe

Imagen: EFE

Donald Trump, fiel a su lema "America First", llenó el Departamento de Agricultura (USDA) de inexpertos. La América que estará por encima de todo será la de los leales al gobierno trumpista.

Un análisis de Politico reveló 42 curricula de los nuevos integrantes del Departamento de Agricultura: 22 de ellos habían formado parte de la campaña de Trump y la mayoría tiene poca o nula experiencia en el trabajo que desempeñará en Agricultura.

Dos ejemplos son los que reporta, entre otros, Jenny Hopkinson, de Politico: miembros que carecen completamente de los conocimientos necesarios para poder ejercer su trabajo en el Departamento.

  • Nick Brusky, asignado en el Servicio de Agricultura Exterior, solía ser el representante de campo en la campaña de Trump en el estado de Ohio.
"El curriculum de Brusky", dice Hopkinson,"no muestra ninguna experiencia para mantener contacto con mercados internacionales en el comercio de bienes". 

Sin embargo, a pesar de la falta de experiencia y título universitario, Brusky "está contratado con uno de los salarios más altos dentro de la escala salarial del gobierno federal". Brusky tiene un GS-12 (General Schedule es una escala salarial compuesta por 15 peldaños).

Brusky recibe anualmente $79,720 dólares. Un sueldo que sólo se puede adquirir por medio de una maestría universitaria o con una experiencia equivalente.

  • Christopher O'Hagen
Él fue nombrado asistente confidencial del Servicio de Comercialización Agrícola (AMS, por sus siglas en inglés). Se graduó en Historia y en economía, "pero sólo tiene un ejemplo de experiencia laboral antes de unirse a la campaña de Trump en en enero de 2016, de asistente de cabaña en el Westchester Country Club en Rye, New York, mientras estudiaba".

Brusky y O'Hagen son parte de diez asistentes confidenciales, cuyos salarios ascienden de $60,210 a $85,816 dólares. De estos diez asistentes sólo uno no fue parte de la campaña de Trump.

Si bien es típico que todo nuevo Gobierno contrate a sus grupos leales, la doctrina de Trump se fundamenta en este tipo de acciones. John Cassidy de The New Yorker afirma que no se trata realmente de una doctrina, sino de una serie de contradicciones.

Su ideología se basa en la separación y en la clasificación de bandos. Los buenos contra los malos, donde su América es la buena y los malos son todos los que se oponen o están en desacuerdo.

Trump antepone la lealtad sobre la preparación y los lineamientos jurídicos. La destitución de James Comey, exdirector del FBI, es uno de los principales ejemplos. En las conversaciones privadas, Trump le dice a Comey: “Necesito lealtad, espero lealtad”, en relación con las investigaciones sobre la influencia rusa en las elecciones.

Para conseguir esta destitución, Trump tuvo que basar su caso en otras acusaciones y reabrir el tema de los documentos sobre los correos privados de Hillary Clinton

James Comey, un elector republicano famoso por su integridad, fue elegido por Barack Obama en 2013 para dirigir el FBI por diez años. Al despedirlo en 2017, Trump acortó su periodo a sólo cuatro años. 

Los antecedentes de los inexpertos contratados por Trump para el Departamento de Agricultura no difieren de los de él mismo: un empresario con nula experiencia en la política y cada vez más claramente incapacitado para tomar decisiones de Estado.

Enmienda 25: ¿destituir al "niño Trump" por incapacidad mental?

CLIMA

F C
VIENTO
ATMÓSFERA
ASTRONOMÍA

Selecciona una ciudad:

Powered by