SECCIONES DENoticias

El payaso asesino que se casó con el esposo de su víctima

Julieta Ruiz | @Juls_Rz Julieta Ruiz | @Juls_Rz

30 de noviembre de -1, 00:00 hrs

El sábado 26 de mayo de 1990, alguien llamó a la puerta del 14570 de Take off Place, en el vecindario Aero Club, en Florida.

Marlene Warren, quien tenia alrededor de 40 años, se apresuró a abrir la puerta. Frente a ella, encontró a un payaso con un ramo de flores. Sonrío, pero segundos después, el peculiar personaje le disparó en el rostro.

El hijo de Marlene, Joey, tenía 21 años y se encontraba dentro de la casa con algunos amigos, quienes se estremecieron con el sonido de la detonación. Según cuentan, corrieron hacia la puerta pero lo único que vieron fue una mirada de ojos marrones subiéndose a un Chrysler LeBaron blanco.

Dos días después del incidente, Marlene murió. El caso conmocionó a muchos y las investigaciones comenzaron. 

Según la declaración de Joey, el payaso llevaba una peluca naranja, nariz roja, guantes blancos, globos, flores y la cara pintada de blanco con una sonrisa dibujada.

Las autoridades comenzaron la investigación con Michael, el marido de Marlene, y Sheila Sheltra Keen, quien supuestamente era su amante. Se sabía ademas que Sheila había sido contratada para trabajar con la familia en la venta de automóviles, su negocio.

Poco tiempo después, Michael Warren quedó en libertad por falta de pruebas y testigos. No existían huellas dactilares y el ADN recolectado entonces no podía ser analizado, pues no contaban con la tecnología de hoy en día.

Sin embargo, los empleados de la tienda de disfraces West Palm Beach declararon que dos días antes del brutal asesinato, una mujer había comprado un traje de payaso, una nariz roja, una peluca naranja, guantes y maquillaje para el rostro; además en la tienda Publix mencionaron que una mujer similar a Keen había comprado globos y flores apenas una hora antes del crimen.

Fue así como la policía llegó a la casa de Sheila. Encontraron fibras de una peluca naranja, pero esas no eran pruebas contundentes para culparle del asesinato de Marlene, ya que solo tenían sospechas de que era amante del marido de la víctima.

Pero las cosas en el matrimonio Warren no estaban bien y Marlene tenía pensado dejar a su marido, pues sospechaba que le era infiel con su empleada. La mujer confesó a sus padres e hijo sus intenciones pero tenía un temor recurrente: Michael sería capaz de matarla. ¿Por qué? Entre ambos habían conseguido una pequeña fortuna familiar y el millón de dólares que tenían en propiedades, estaba a nombre de ella.

"Si algo me pasa, fue Mike", mencionó Marlene a su madre en alguna ocasión.

Debido a la inexistencia de pruebas contundentes el caso se cerró. Hasta 2014.

Doce años después del incidente Michael y Sheila se casaron y se mudaron a Tennessee; pero no esperaban que una prueba adicional de ADN fuera la que los dejaría al descubierto, y es que gracias a ella, se despejaron las dudas y salió a la luz que, quien se había disfrazado de payaso para asesinar a Marlene había sido Sheila Keen, quien fue detenida.

27 años después, el caso por fin ha sido resuelto, y la madre de la víctima se ha mostrado agradecida y emocionada por haber encontrado justicia: "No pensé que esto pudiera suceder; siempre hay esperanza, pero preferiría tenerla a ella. Era una mujer muy especial, era una hermosa joven con un largo cabello rubio", menciono a The Sun Sentinell.