SECCIONES DENoticias

Las leyes pro armas que avanzan silenciosamente en el Congreso

Jimena Barragán I EFE Jimena Barragán I EFE

02 de octubre de 2017, 19:49 hrs

armasImagen: EFE

El domingo pasado, un hombre llamado Stephen Paddock mató a más de 50 personas e hirió a al menos 400 al dispararles desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay en Las Vegas durante el festival de música country Route 91 Harvest

En una rueda de prensa el alguacil del condado de Las Vegas, Joe Lombardo, detalló que el autor no solamente tenía otras 42 armas en su poder, sino también explosivos y otros dispositivos que están siendo analizados.

Mientras tanto Donald Trump evitó hacer mención alguna sobre el control de armas de la respuesta presidencial a los tiroteos masivos en Estados Unidos, una posición que contrasta con los apasionados alegatos sobre el tema de su predecesor, Barack Obama, y que augura dificultades para avanzar en ese tema durante su mandato.

Trump, que hace seis meses prometió a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), un poderoso grupo que se opone a reforzar el control de venta de armas, que tendrían un "amigo" en la Casa Blanca, ha obviado el tema en su respuesta a los dos grandes tiroteos ocurridos durante su mandato: el de este domingo en Las Vegas y el ocurrido en Alexandria (Virginia), donde resultaron heridas al menos cinco personas, entre ellas el congresista Steve Scalise.

Más aún, actualmente hay un puñado de proyectos de ley en el Congreso que facilitarían aún más la compra y venta de armas. El primero, llamado Hearing Protection Act, es un proyecto de ley que será copatrocinado por 165 representantes y que busca disminuir las regulaciones sobre la compra de silenciadores de armas.

Los silenciadores son de los productos más regulados de la industria. Quienes quieren eliminar su regulación argumentan que son imprescindibles para proteger la audición de los dueños de armas.

El proyecto de ley eliminaría un impuesto gubernamental de 200 dólares a la compra de supresores y recortaría los papeleos extensos necesarios para comprar uno.

Imagen, reuters.Imagen: Reuters

Otro proyecto que amenaza con facilitar la compra de silenciadores es la Ley de Patrimonio y Recreación de los Deportistas (o la Ley SHARE), que también pretende eliminar la regulación del uso de silenciadores por motivos de caza. Defensores de este proyecto de ley dicen que los silenciadores son populares entre los tiradores recreativos y los cazadores.

Para los conservadores, este proyecto tiene por objeto "respetar a los dueños de armas" y restringir la burocracia del Gobierno, mientras que los opositores se preocupan por lo que el fácil acceso a silenciadores hará a la seguridad pública, con base en el argumento de que el sonido del arma advierte a las personas cuando hay algún peligro de tiroteo. 

Terror en Las Vegas: La peor matanza de Estados Unidos en imágenes

Terror en Las Vegas: La peor matanza de Estados Unidos en imágenes

Una tercera medida, ésta en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes permitiría que los poseedores de permisos de transporte ocultos lleven sus armas a través de las fronteras estatales, pero sólo si ese estado también permite armas de transporte ocultas. "Su derecho fundamental a mantener y portar armas no debe terminar en la línea estatal, esta ley aseguraría que los ciudadanos respetuosos de la ley no pierdan su capacidad de protegerse mientras viajan de un estado a otro", explicó la NRA

Sobre la postura de Trump frente al control de armas, cuya importancia volvió a estar en primer plano tras el atentado en Las Vegas, Robert Spitzer, experto en control de armas y política presidencial en la Universidad Estatal de Nueva York, dijo a Efe: "No creo que esto sea una prioridad muy alta para Trump, pero le gusta recompensar a sus amigos, y la NRA fue prácticamente el primer grupo de interés en respaldarlo durante las primarias".

Esa alianza complica las perspectivas de un proyecto de ley para reforzar el control de armas durante su presidencia, especialmente con un Congreso controlado por los republicanos.

La vez que Trump pensó que un hombre había muerto y se preocupó más por el "hermoso" piso de mármol

La duda está en si la NRA logrará traducir su cercanía a Trump en una relajación del control de armas: el cabildeo busca desde hace tiempo aprobar una ley llamada "de reciprocidad", que "neutralizaría aquellas leyes estatales que son más estrictas en lo relativo a quienes portan armas de forma oculta", explicó Spitzer. Esa propuesta tiene el respaldo de Trump.

Spitzer no cree que Trump vaya a "trabajar muy duro" o gastar demasiado capital político para "aprobar las leyes respaldadas por la NRA", pero tampoco pondrá trabas a los congresistas republicanos si desean avanzar en ello.

Y eso que el presidente no fue siempre el mejor amigo de los defensores estrictos de la Segunda Enmienda. En el año 2000, en su libro The America We Deserve  (Los Estados Unidos que merecemos), Trump respaldó la idea de vetar los rifles de asalto y alargar el periodo de espera para comprar un arma.