SECCIONES DENoticias

Echó a su bebé por el drenaje y el plomero lo encontró tres años después

Julieta Ruiz | @Juls_Rz Julieta Ruiz | @Juls_Rz

03 de octubre de 2017, 10:10 hrs

Sinead Connett, de Grimsby, Reino Unido, pensó que podría deshacerse del cuerpo de su recién nacido echándolo por el drenaje, pero no esperaba que un plomero lo encontrara ¡tres años después!

Connett ocultó a su bebé en una toalla y tres bolsas de plástico de la tienda departamental Marks and Spencer, empresa en la que trabaja, para después echarlo por el drenaje de la casa de sus padres.

El recién nacido estuvo escondido por casi tres años sin conocimiento de la familia, hasta que un plomero hiciera el devastador descubrimiento.

Por el hecho, Connett fue sentenciada a doce meses de prisión. El juez Jeremy Richardson mencionó que el acto es "tan espantoso que casi desafía la descripción".

"Tú eres el arquitecto de esta tragedia y, como consecuencia de tu conducta verdaderamente deplorable, has traído miseria y vergüenza a tu familia", concluyó.

Al inicio de las interrogaciones, Connett negó ser la madre de ese bebé, pero las manchas de sangre no engañaron a las pruebas de ADN, por lo que admitió que era suyo pero que fue resultado de la violación de un taxista en octubre del 2012.

La mujer también dijo que no sabía de su embarazo hasta que fue demasiado tarde para terminarlo; sin embargo, la policía encontró registros médicos que demuestran una visita a su médico de cabecera en enero de 2013, y quien registró que estaba embarazada.

Eventualmente, Connett mencionó que dio a luz a un niño muerto el 9 de agosto de 2013 en el baño de su apartamento y que, más tarde, dejó el cuerpo del bebé en el drenaje de casa de sus padres.

Las autoridades piensan que el cuerpo del bebé fue colocado en el drenaje el mismo 9 de agosto de 2013, pero no se encontró hasta el 11 de febrero de 2016, cuando el padre de la mujer llamó al plomero tras comenzar a tener problemas con el inodoro de la planta baja. Fue ahí cuando se halló el cuerpo.

Finalmente, la Connett aceptó ante la policía que se encontraba "sorprendida" al descubrir que estaba embarazada y que temía que su pareja la dejara.