SECCIONES DENoticias

Erdogan admite tener rehenes estadounidenses

Jimena Barragán Jimena Barragán

09 de octubre de 2017, 12:54 hrs

Erdogan admite tener rehenes estadounidensesImagen: Reuters

En julio del 2016 Turquía vivió un golpe de Estado fallido que dejó más de 240 muertos y casi 2,200 heridos. 

Desde el intento golpista, al menos 140,000 funcionarios han sido despedidos y unas 10,000 personas han sido detenidas por presunto vínculo con la red de Fetullah Gülen, quien vive exiliado en Estados Unidos, la Justicia de Turquía exige su extradición.

Desde ese año Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, mantiene en estado de emergencia al país. 

La policía de Turquía ha detenido a un empleado del Consulado General de Estados Unidos en Estambul, por su presunta relación con el fallido golpe de Estado de julio de 2016, según el diario pro-gubernamental Sabah.

El detenido es un ciudadano de nacionalidad turca, identificado como Metin Topuz, que fue arrestado el sábado pasado y trasladado a prisión preventiva. 

Otro de los detenidos es un pastor evangélico estadounidense llamado Andrew Brunson, fue encarcelado en octubre del 2016 y señalado por formar parte de un grupo terrorista, más tarde, hace aproximadamente un mes fue imputado con cargos como espionaje e intento de derrocar al Gobierno, según información de BBC Mundo. 

Su caso recobró relevancia hace unos días, cuando Erdogan sugirió a Estados Unidos el usarlo como moneda de cambio por la detención de Fetullah Gulen, quien, según Turquía es el cerebro detrás del fallido golpe. 

"Devuélvannos a nuestro pastor, dicen ellos. Ustedes también tienen un pastor (Gulen), entréguennoslo. Entonces, nosotros lo juzgaremos (Brunson) y se lo daremos a ustedes", dijo Erdogan durante un discurso en el palacio presidencial en Ankara ante un grupo de policías.

"El pastor que nosotros tenemos está siendo enjuiciado. El de ustedes no, él vive en Pensilvania. Pueden entregarlo con facilidad. Pueden entregarlo de inmediato", agregó el mandatario turco, según reportó The New York Times.

Un decreto aprobado en el mes de agosto le da autoridad al presidente de Turquía de intercambiar extranjeros arrestados por personas detenidas en otros países. 

Su caso ha sido considerado como "prioritario" por parte del gobierno de Estados Unidos, que ha realizados diversas gestiones en las que han participado el presidente Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Rex Tillerson.

En mayo de este año, Trump habló directamente con Erdogan acerca de esta situación, solicitando que el detenido sea enviado a Estados Unidos lo más pronto posible.