SECCIONES DENoticias

Tras dar a luz, le amputaron los brazos y las piernas

Jimena Barragán Jimena Barragán

15 de octubre de 2017, 14:26 hrs

Lindsey Hubley de 33 años acudió al hospital el dos de marzo pasado para vivir el día más feliz de su vida, el nacimiento de su hijo Myles. 

Todo había salido bien, Lindsey y el nuevo integrante de la familia obtuvieron el alta; sin embargo, 24 horas después regresó al hospital de Halifax, donde había dado a luz, debido a un fuerte dolor abdominal. 

Los médicos que la atendieron le dijeron que estaba constipada y la mandaron a su casa de regreso, según informó CTV News.

Lindsey Hubley regresó un día después con el abdomen de un color diferente y más dolor. Más tarde cuando la revisaron y le realizaron los estudios correspondientes concluyeron que tenía una infección llamada Fascitis necrotizante, también conocida como bacteria comedora de carne. 

La infección se originó, según los abogados de Hubley, debido a un resto de placenta que no fue retirado del útero y se extendió por una lesión en la vagina, a la cual los médicos tampoco le pusieron la debida atención. 

La semana pasada presentó una demanda por negligencia contra el hospital, en el cual llevaba siete meses internada, los doctores tuvieron que amputarle por debajo de los codos y de las rodillas, además, removieron el útero completo y necesita un trasplante de riñón. 

Mike Sampson de 34 año se encarga de llevar a Myler al hospital todos los días para que Hubley pueda tener contacto con él.