SECCIONES DENoticias

Los hombres blancos cometen más asesinatos en masa que cualquier otro grupo y ésta es la razón

Azteca América Azteca América

15 de octubre de 2017, 17:31 hrs

blancos america

Imagen: Depositphotos

El reciente ataque perpetrado por Stephen Paddock en Las Vegas, Nevada, ha dejado muchísimas más incógnitas que respuestas claras. ¿Cuál es la verdadera línea de tiempo de los hechos? ¿Por qué dejó de disparar luego de 10 minutos, si aún contaba con más armas? ¿Cómo hizo para tener un arsenal de 23 armas, más de 22 kilos de explosivos en su auto y cerca de 1,600 rondas de municiones, sin haber levantado sospecha? Pero sobre todo, ¿cuál fue el motivo que lo llevó a cometer el tiroteo más mortífero en la historia moderna de Estados Unidos

Si bien todos estos cuestionamientos son pertinentes, existe una duda que pocos plantean, y sin embargo es clave: ¿por qué un hombre blanco, lleno de privilegios, realizaría una masacre de tal magnitud? La respuesta es totalmente escalofriante: los hombres blancos son los que más asesinatos en masa cometen en comparación a otras razas. 

Estadísticas presentadas en un artículo de la revista Newsweek, señalan que desde 1982, el 54% de los tiroteos es cometido por hombres blancos, mientras el segundo lugar, ocupado por hombres afroamericanos, sólo cuentan con el 16%. Es decir, que los hombres blancos casi cuadruplican la tasa de asesinatos en masa comparados con el segundo puesto de la funesta lista. 

Ahora bien, se debe considerar que la población blanca es superior a la afroamericana en Estados Unidos, pero a pesar de ello, las cifras siguen resultando escalofriantes, por tanto, varios investigadores en diversas ramas siguen en la búsqueda del factor que determina la aparente violencia intrínseca de los hombres caucásicos. 

Dentro de los números presentados por Newsweek, se destaca que el promedio de edad de los asesinos en masa es de 35 años. Paddock tenía 64 cuando realizó los disparos desde el Hotel Mandalay, con lo cual se sale del rango. No obstante, parece ser que una de las líneas de investigación del caso sugiere un desequilibrio mental/emocional por parte del contador retirado. 

En la mayoría de los tiroteos masivos, algún tipo de enfermedad mental es la causa primordial de que un hombre cometa el crimen. ¿Acaso existe una propensión de corte psicológico-psiquiátrica en los hombres blancos para entregarse a la violencia? Si observamos las conquistas sufridas por África y Latinoamérica, en la mayoría persiste una destrucción a gran escala por parte de hombres blancos. ¿Acaso es una cuestión biológico-cultural? ¿Se trata de algo que puede ser heredado? Las preguntas se suceden, no así las respuestas, pues la complejidad del tema es muy amplia. 

Por ejemplo, existen otras investigaciones que sugieren que los hombres blancos realizan estos homicidios en masa porque sienten que han perdido “derechos” que les pertenecen simplemente por pertenecer a un tipo de raza/fenotipo. 

Como muestra, está el caso de James Holmes, joven que abriera fuego en una función nocturna de Batman, en la ciudad de Aurora, Colorad. Antes de cometer el crimen, Holmes había fallado en su programa de doctorado, lo cual lo puso en un estado de frustración total ante lo que él consideraba un derecho ganado. También se puede contar la historia de Dylann Roof, quien matara a nueve personas en una iglesia de Charteston, Carolina del Sur. 

Luego de cometer la masacre, se supo que Roof llevaba mucho tiempo desempleado y agotado por no encontrar un nuevo trabajo. 

Al respecto, el criminólogo James Alan Fox, comentó para el Washington Post: “existe una percepción por parte de la gente blanca a sentirse con mayores derechos que otras razas. Suelen quejarse de que sus trabajos les fueron arrebatados por afroamericanos, mexicanos o judíos. Sienten que un trabajo bien remunerado y con poco esfuerzo, es una especie de derecho de nacimiento. Y es que cuando perteneces a un grupo que históricamente tiene más poder que otros, se crea un gran estigma a tu alrededor si no triunfas, si fracasas, si eres parte de los que no tienen”. 

Según estas declaraciones, las estructuras de poder, su perpetuación y continuidad, parecen ser otro factor que influyen en la mente de quienes ejecutan asesinatos en masa, pues tienen que demostrar su “superioridad” a través de otros medios o acciones, como la de tomar un arma y arrebatar la vida a otros seres. 

También es cierto que, como ha quedado demostrado varias veces, las personas blancas tienen un acceso mucho más sencillo a las armas que otras razas, pues no levantan “sospechas”, como ocurrió con el propio Paddock, que fue capaz de hacerse con un sinfín de armas y materiales explosivos sin que a nadie la pareciera, cuando menos, curioso. ¿Qué habría sido si quien comprara armas y municiones fuera un mexicano o un árabe? ¿Se hubiera abierto una investigación inmediata para conocer las intenciones de quien compra tantos rifles? ¿Hubiera llegado siquiera a poder adquirir tal cantidad de pistolas, rifles y metralletas? Los prejuicios socio-culturales también son factor. 

Finalmente, se trata de un problema muy complejo de entender, pues pareciera que la razón de que los hombres blancos cometan más asesinatos en masa no es sólo una, sino que se trata de una conjunción de factores y dinámicas que provocan un desequilibrio en el individuo, una especie de corto circuito entre la realidad y su propio mundo, entre todo lo que ha construido en derredor de sí y el exterior, entre su forma de asumirse cultural e históricamente y lo que hoy sucede. Se trata de un rompecabezas con miles de piezas que cuando se juntan lo que retratan comúnmente es a un hombre de tez blanca con privilegios y poder.  

CLIMA

F C
VIENTO
ATMÓSFERA
ASTRONOMÍA

Selecciona una ciudad:

Powered by