SECCIONES DENoticias

Así vamos a sentir los efectos del cambio climático desde 2020

Azteca América Azteca América

17 de octubre de 2017, 07:56 hrs

Imagen, efeLa devastación que dejó el Huracán María en su paso por el Caribe (particularmente en Puerto Rico) es una clara indicación de los cambios climáticos que sufrimos ahora. Imagen: Archivo.

Suele pensarse que la huella que hemos dejado sobre el ambiente un día explotará de manera simultánea, en un escenario apocalíptico hollywoodense donde la tierra se secará, los océanos inundarán las ciudades, las enfermedades se volverán más duras y de mayor virulencia (como una nueva peste) y que la humanidad se enfrascará en una guerra por los recursos naturales vitales como el agua y el aire puro. 

Pero la realidad es la siguiente: los efectos negativos del cambio climático serán paulatinos y silenciosos... mientras otros ya están aquí. Según diversos estudios, en los años inmediatos (es decir, entre 2020 y 2030), nos enfrentaremos a problemas concretos como una clara crisis de urbanidad, descuido y abandono de ciudades por el aumento del nivel del océano, al tiempo que diversas tormentas dañarán la infraestructura de las metrópolis. Como consecuencia, la economía se verá afectada y podría disparar una crisis profunda y duradera. 

El primer peligro se encuentra en las costas, pues aunque cortáramos drásticamente nuestras emisiones de gas y CO2 para tratar de estabilizar la temperatura de nuestro planeta, el océano no dejaría de aumentar su nivel, ya que el derretimiento tanto de las partes congeladas de Groenlandia como de la Antártida ha provocado que el volumen del agua sea cada vez más denso. Por ejemplo, en la Costa Este de Estados Unidos, el océano ha crecido de tres a cuatro veces más rápido que en décadas anteriores: en 1993, el crecimiento anual era de 2.2 milímetros por año, mientras en 2014 ha alcanzado un promedio de 3.3 milímetros. 

Por otro lado, las tormentas cada vez más frecuentes y sus consecuentes estragos (como recién sucedió en Puerto Rico tras el paso del huracán María), dejarán daños irreversibles en la infraestructura urbana, pues su poder destructivo ha aumentado con los años, así como su frecuencia. Para muestra el botón más reciente: en los últimos meses, el Caribe y ciertos puntos al norte del continente americano ha sufrido el embate de varias tormentas, huracanes y depresiones tropicales, mismas que han causado daños tanto en países como ciudades, que provocan crisis diversas: sanitarias, de infraestructura y, sobre todo económicas. 

Estos puntos geográficos, al ser golpeados de manera constante por la naturaleza, no son capaces de recuperarse de manera total, al tiempo que se ven rebasados en cuanto a la creación de nuevas formas de contención en caso de una nueva crisis. La realidad es esa: como humanidad, estamos rebasados por fenómenos naturales cada vez más dañinos y frecuentes, mismos que hemos impulsado por nuestra irresponsabilidad al tratar a nuestro planeta.

Y sin embargo, el avance tecnológico y digital nos permite vislumbrar una luz al final de este oscuro túnel, pues hoy en día existen, de manera cada vez más refinada, nuevas formas de obtener energía y recursos a través de medios amables con el medio ambiente, así como estructuras urbanas apegadas a la sustentabilidad. Todo se trata de dar un viraje a la historia y afrontar la crisis que viene de la mejor manera posible. Tal vez no podamos cambiar la consecuencia de nuestros actos a estas alturas, pero sí podemos encontrar una nueva manera de entender el mundo para encontrar un futuro menos funesto. 

CLIMA

F C
VIENTO
ATMÓSFERA
ASTRONOMÍA

Selecciona una ciudad:

Powered by