SECCIONES DENoticias

Amy Jackson mantiene el arresto domiciliario a Manafort

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

02 de noviembre de 2017, 14:21 hrs

Imagen, Reuters

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirige a una audiencia en la Corte del Distrito de Columbia en Washington el dos de noviembre de 2017. Imagen: Reuters

Una jueza mantuvo el jueves el régimen de arresto domiciliario para Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump, y para el que fuera su "número dos", Rick Gates, quien podrá salir de casa los fines de semana para asistir a las prácticas deportivas de sus hijos.

La magistrada Amy Jackson tomó la decisión durante una audiencia en la Corte del Distrito de Columbia, aunque fijó para el lunes otra en la que estudiará en profundidad las condiciones de reclusión de los acusados, dos figuras clave de la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Por el momento, Manafort y Gates seguirán llevando una pulsera electrónica que permite al Gobierno conocer su localización mediante un sistema de GPS y, además, continuarán recluidos en sus viviendas con la posibilidad de salir solo para servicios religiosos, citas médicas, comparecencias en la corte y reuniones con sus abogados.

El único que consiguió una excepción fue Gates, el que fuera "número dos" de Manafort en la campaña presidencial de Trump y que, tras las elecciones de noviembre, formó parte del equipo que organizó los actos de traspaso de poder entre el expresidente Barack Obama (2009-2017) y el magnate.

"Queremos solicitar que el señor Gates pueda salir de casa para las prácticas deportivas de sus hijos los fines de semana", pidió su letrado, a lo que la jueza accedió siempre que el acusado facilite la dirección exacta y la hora a la que tendrán lugar esas actividades.

Trump se lava las manos tras detención de Manafort

El fiscal especial Robert Mueller, encargado de la investigación rusa, cree que Manafort y Gates podrían fugarse en cualquier momento para evitar los 12 cargos que enfrentan y entre los que figuran lavado de dinero y "conspiración contra Estados Unidos", delitos que podrían traducirse en más de diez años de prisión.

Para evitar su fuga, cuando se hicieron públicos los cargos el lunes, otra jueza del Distrito de Columbia impuso una fianza de 10 millones de dólares para Manafort y de 5 millones para Gates.

Además, Manafort tuvo que entregar los tres pasaportes con diferentes números que tenía en su posesión y con los que supuestamente había viajado a diferentes países para esconder los ingresos que obtenía por trabajar en secreto para el expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), vinculado a Moscú.

Manafort, que dirigió la campaña de Trump entre mayo y agosto de 2016, tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido 12.7 millones de dólares por asesorar a Yanukóvich.

En la audiencia de hoy, la jueza ordenó a Gates que diera otro pasaporte que tenía en su posesión y que no había entregado.

Más allá de las condiciones de reclusión, la audiencia estuvo marcada por las peticiones que la jueza hizo a los abogados para que garanticen un "juicio justo" y eviten hablar con la prensa a su salida de la corte, como ocurrió el lunes cuando Manafort y Gates comparecieron por primera vez ante la Justicia.

Manafort y Gates se declaran inocentes de los doce cargos 

Entonces, el abogado de Manafort hizo unas sonadas declaraciones ante las cámaras de televisión y consideró que los cargos contra su cliente eran "ridículos".

"Quiero dejar claro que espero que los abogados hagan sus declaraciones en esta sala y en sus documentos judiciales, y no en las escaleras de esta corte", avisó Jackson.

El proceso en contra de Manafort y Gates es producto de la investigación que comenzó en mayo Mueller para examinar los posibles lazos entre miembros de la campaña del actual presidente y el Gobierno ruso, al que Estados Unidos acusa de interferir a favor de Trump en las elecciones de 2016.

Los cargos en contra de Manafort y Gates no están relacionados con las actividades que llevaron a cabo para la campaña de Trump, pero revelan importantes lazos con Rusia entre 2006 y 2017, un periodo que se superpone con el trabajo de los dos para el magnate.