SECCIONES DENoticias

La desigualdad en Estados Unidos es mucho peor de lo que se piensa

Azteca América Azteca América

03 de noviembre de 2017, 15:01 hrs

desigualdad economica usa

Imagen de Archivo

En su artículo de 2011, Michael Norton y Dan Ariely analizaron las creencias sobre la desigualdad de la riqueza. Le pidieron a más de 5,000 estadounidenses que adivinaran el porcentaje de riqueza (ahorros, propiedad, acciones, etc., sin incluir las  deudas) que poseía cada quinto de la población, después les solicitaron que construyeran sus distribuciones ideales.

El norteamericano promedio cree que la quinta parte, los ricos, posee el 59% de la riqueza y que el 40% inferior posee el 9%. La realidad es sorprendentemente diferente. El 20% superior de los hogares estadounidenses posee más del 84% de la riqueza, y el 40% inferior se combina con un insignificante 0.3%. Por poner un ejemplo la familia Walton, tiene acumulada más riqueza que el 42% de las familias estadounidenses juntas.

Como lo expresó la periodista Chrystia Freeland, "los estadounidenses realmente viven en Rusia, aunque creen que viven en Suecia. Y les gustaría vivir en un kibbutz ". 

En un estudio publicado el año pasado, Norton y Sorapop Kiatpongsan utilizaron un enfoque similar para evaluar las percepciones de la desigualdad de ingresos. Preguntaron a unas 55,000 personas de 40 países para y hacer un estimado de cuánto ganaban los CEOs corporativos y los trabajadores no calificados.

Luego preguntaron a la gente cuánto ganaban los CEO y los trabajadores. La media  de los estadounidenses estimó que la proporción de pago de CEO a trabajador era de 30 a 1, idealmente, sería de 7 a 1. ¿La realidad? 354 a 1. Hace cincuenta años, era 20 a 1.

"En resumen", concluyeron los investigadores, "los encuestados subestiman las brechas salariales reales, y sus diferencias salariales ideales están aún más alejadas de la realidad que aquellas que subestiman".

Estos dos estudios implican que la apatía sobre la desigualdad se debe a percepciones erróneas de color rosa. En su momento el presidente Obama calificó la desigualdad económica como "el desafío definitivo de nuestro tiempo". Pero mientras los estadounidenses reconocen que la brecha entre ricos y pobres se ha ampliado en la última década, muy pocos lo ven como un problema serio.

Una posible razón para esto se identifica en un tercer estudio, publicado a principios de este año por Shai Davidai y Thomas Gilovich, que sugiere que la indiferencia radica en un optimismo cultural claramente estadounidense. En el corazón del sueño americano está la creencia de que cualquiera que trabaje duro puede ascender económicamente independientemente de sus circunstancias sociales. 

CLIMA

F C
VIENTO
ATMÓSFERA
ASTRONOMÍA

Selecciona una ciudad:

Powered by