SECCIONES DENoticias

Asesino de bebé adoptada a la que acusaba de ser "Satanás", declarado culpable

Julieta Ruiz | @Juls_Rz Julieta Ruiz | @Juls_Rz

06 de noviembre de 2017, 08:41 hrs

Un exinstructor fitness fue declarado culpable del asesinato de una niña de solo 18 meses, a la que un par de meses antes habían adoptado él y su pareja.

Según lo mencionado en el juicio, Matthew Scully-Hicks tomó a la pequeña Elsie por el torso y la sacudió fuertemente.

El fiscal Paul Lewis mencionó en la corte que Scully-Hicks "la sacudió y golpeó su cabeza contra una superficie dura, o utilizó un objeto duro para golpearla en la parte posterior de la cabeza. Ella solo tenía 18 meses, estaba indefensa y vulnerable ".

Mató a sus hijos metiéndolos al horno y grabó el asesinato

Según se sabe, el ataque sucedió en casa del culpable, en un suburbio de Cardiff, Reino Unido; sin embargo, ha trascendido que anteriormente, el hombre ya había abusado de la menor, causándole fracturas y hematomas; incluso, Elsie fue llevada en un par de ocasiones al hospital, pero el personal creyó en el exinstructor cuando les mencionó que la niña se había caído.

La corte encontró textos en los cuales, Scully-Hicks se quejaba de Elsie, diciendo que era una niña difícil e incluso describiéndola como "Satanás disfrazada de bebé", "psicópata" y "monstruo".

El 25 de mayo de 2016 Scully-Hicks llamó a emergencias y dijo que su hija estaba inconsciente. Cuando los paramédicos llegaron, la niña no respiraba y sufría de un paro cardiaco. Cuatro días después, falleció.

Trump, ¿pariente de asesino serial que inspiró leyenda de hombre lobo?

Las lesiones anteriores

Una revisión independiente del caso considerará si los trabajadores sociales y profesionales de la salud perdieron las oportunidades de proteger a Elsie; y es que según reportes, al menos cuatro trabajadores sociales, un médico de cabecera, un visitante de salud y personal del hospital vieron o trataron sus lesiones.

El 5 de noviembre de 2015, Elsie sufrió una lesión en un a pierna, que, según Scully-Hicks, se hizo al caer de su silla para bebé. La llevó a su médico de cabecera y éste, a su vez, la remitió al hospital, en donde le tomaron una radiografía y se diagnosticó una fractura en el tobillo derecho; pero el médico perdió de vista una segunda fractura en el muslo, de la cual, si se hubiera notado, se habrían formulado más preguntas.

El 16 de diciembre, Elsie sufrió un hematoma en la frente. Scully-Hicks afirmó que se cayó cuando se subió a una cocina de juguete. El moretón fue visto por tres trabajadores sociales que visitaron al día siguiente. 

Elsie sufrió otro moretón en la cabeza el 18 de enero de 2016. Una vez más, dada la frecuencia con que los trabajadores sociales visitaron a la pareja, es probable que se haya visto pero nadie parecía alarmado.

Mató a su esposa y confesó su crimen en una nota suicida

El 10 de marzo, Elsie regresó al hospital, según Scully-Hicks la niña cayó de la escalera abajo. Ella fue vista por un registro pediátrico, se mantuvo bajo observación durante cuatro horas y se le permitió regresar a su hogar. Todo parecía estar bien. 

Al necesitar más espacio, la familia se mudó a una casa más grande en abril de 2016. El 12 de mayo, la adopción de Elsie fue formalmente aprobada. Menos de dos semanas después, el 25 de mayo, tuvo lugar el ataque fatal.

Durante el día, Elsie había asistido a una clase de gimnasia para niños pequeños y jugaba en los columpios en un parque local. A última hora de la tarde ya estaba en casa y Scully-Hicks dijo que él le puso un video mientras preparaba su habitación para ir a dormir.

A las 6:18 de la tarde, el hombre hizo una llamada al 999 en la que afirmaba que Elsie se había desvanecido mientras la cambiaba. Cuando llegaron los paramédicos, no respiraba y tenía un paro cardíaco.  La pequeña murió el 29 de mayo

En el tribunal, Scully-Hicks insistió en que nunca había sido violento con Elsie, pero el examen postmortem contó una historia diferente: Se descubrió que la niña había sufrió hemorragias internas y fracturas en el cráneo y las costillas. 

La acusación afirmó que Scully-Hicks había agarrado a su hija por la caja torácica, la sacudió y golpeó su cabeza contra una superficie dura o usó un objeto duro para golpear la parte posterior de su cabeza. 

Las lesiones, dijo la fiscalía, fueron "catastróficas". Un niño vulnerable que debería haber sido protegido por su padre adoptivo, había sido abusado y asesinado por él.