SECCIONES DENoticias

La mujer que conoció al hombre que recibió la cara de su esposo muerto

Julieta Ruiz | @Juls_Rz Julieta Ruiz | @Juls_Rz

10 de noviembre de 2017, 14:11 hrs

Lilly Ross tuvo un encuentro cercano con su marido, meses después de que él muriera; sin embargo, era un completo desconocido. Un poco desconcertada y con emoción, Lilly no pudo evitar acariciar su rostro.

Mujer se casa con su hija después de matrimonio fallido con su hijo

Se trataba de las facciones de su marido, Calen Rudy Ross, en el cuerpo de otra persona, Andy Sandness, quienes quedaron unidos por el mismo rostro, y además, por una trágica historia que marcó irremediablemente sus destinos.

Meses atrás, ambos tomaron la decisión de suicidarse: Ross se pegó un tiro en la sien, y Andy se dio un escopetazo debajo de la barbilla.

NXIVM, la empresa acusada de ser un culto secreto que abusa de mujeres y a la que pertenece el hijo de un expresidente mexicano

Sin embargo, el desenlace fue diferente para cada uno de ellos. Desgraciadamente, el esposo de Lilly falleció, mientras que para Andy, la vida tenía otra oportunidad guardada, pero con el rostro completamente desfigurado.

Tras una buena cantidad de cirugías intentando una reconstrucción facial, la Clínica Mayo en Minnesota, le informó de la posibilidad de que le hicieran un transplante, solo debían encontrar al donante adecuado; y esa persona no era otra más que Rudy Ross, quien coincidía en edad, tipo de sangre, color de piel y hasta estructura facial.

Lilly había decidido donar todos los órganos de su esposo, pero la idea de hacerlo también con su rostro, le generaba muchas dudas; temía sentirse horrorizada, pero su deseo de ayudar fue más grande.

Dieciséis meses después de la exitosa cirugía, que duró 56 horas, el encuentro fue inminente.

Lilly Ross vio cómo sus miedos se desvanecieron, pues era el rostro de su marido, pero sin sus ojos y con las mejillas de una forma distinta, aclarando así en su mente que no se trataba de la misma persona.

Selena Gomez sobre trasplante de riñón: era de vida o muerte

"Antes no me mostraba en público. Odiaba ir a grandes ciudades. Ahora estoy abriendo mis alas y haciendo todas las cosas que me perdí, como ir a restaurantes y a bailar", mencionó Andy, según menciona The Telegraph.