SECCIONES DENoticias

Los nuevos planes del Gobierno de Trump ante un posible ataque de Corea del Norte

Azteca América Azteca América

22 de noviembre de 2017, 03:16 hrs

trump El presidente Donald Trump, a la izquierda, en Nueva York, 21 de septiembre de 2017, y el presidente norcoreano Kim Jong-Un, en una imagen cedida por la agencia pública de noticias norcoreana KCNA en Pyongyang, 4 de septiembre de 2017. Imagen: Reuters

Conforme el clima de tensión entre el régimen norcoreano y el estadounidense aumenta, cosa que ha ocurrido casi ininterrumpidamente desde que Donald Trump asumió la presidencia en enero de este año, el Gobierno de Estados Unidos se enfoca en desarrollar nuevas posibilidades para hacer frente a un posible ataque de Corea del Norte

Trump amenaza a Corea del Norte y juega golf en Japón

Preocupada porque el sistema de misiles de defensa no sea capaz de proteger al país de una avanzada militar norcoreana, la Casa Blanca ha expandido su estrategia para detener los proyectiles que puedan ser lanzados desde Pyongyang antes de que abandonen el espacio aéreo norcoreano, pues una vez que hayan salido de su territorio, existen pocas posibilidades de frenarlos. 

El Gobierno ha pedido al Congreso un presupuesto de emergencia cercano a los cuatro mil millones de dólares, cantidad que será destinada a crear nuevas formas de defensa. 

Por ejemplo, se piensa que pueden desarrollarse armas cibernéticas que sean capaces de interferir los sistemas de Corea del Norte antes de que sean lanzados los misiles, al tiempo que se producen drones y aviones de combate cuya habilidad sea derribar los proyectiles instantes después de haber sido lanzados. Además se piensa ampliar la red de defensa de la costa oeste por si alguna de estas innovaciones militares falla. 

Corea del Norte acusa a Trump de declararle la guerra

Según palabras de varios miembros y oficiales de defensa, así como científicos y miembros del Congreso, este proceso militar debe ser considerado prioridad, luego de que Corea del Norte ha mostrado un progreso amplio en la creación de armas con alcance intercontinental, entre las cuales se cuentan posibles bombas atómicas, mismas que alcanzarían sin problema alguno el territorio estadounidense.