SECCIONES DENoticias

Trump ataca al FBI y se le cae el mundo (de Twitter) encima

Jimena Barragán Jimena Barragán

04 de diciembre de 2017, 14:26 hrs

Trump

Imagen: Reuters

Desde que Donald Trump comenzó su camino hacia la presidencia de Estados Unidos dejó claro que su medio favorito para expresarse es Twitter. Sus tuits han generado todo tipo de indignación en el mundo, desde Corea del Norte hasta México.

Además, al ser el presidente de Estados Unidos, sus tuits tienen efectos concretos; por ejemplo, cuando amenazó con cancelar la construcción del nuevo avión presidencial, las acciones de Boeing y Lockheed Martin, dos gigantes de la aviación, sufrieron un golpe en sus respectivas cotizaciones.

avion

Pero su uso de Twitter también lo ha metido en problemas a él mismo, como cuando una organización creó una iniciativa para demandarlo por atentar contra la libertad de expresión, debido a que bloquea de su cuenta a las personas que lo critican.

Las reacciones ante los tuits de Trump pueden variar del miedo (cuando insulta, provoca o amenaza a Kim Jong-un) hasta la risa (cuando inventa palabras involuntariamente); sin embargo, los ataques del presidente a las instituciones del país pueden tener repercusiones serias.

Billy Bush desmiente a Trump: la grabación en la que alardea de manosear a las mujeres es real

La última víctima de los ataques tuiteros de Trump fue el Buró Federal de Investigaciones (FBI), al que tachó de no hacer correctamente su trabajo. Y la consecuencia fue alfo a lo que Trump ya está acostumbrado: la furia de Twitter.

comeyFBI

Cuando los funcionarios del gabinete no rechazan los esfuerzos de Trump para deslegitimar sus agencias dejan a su personal frustrado y desmoralizado. Por ejemplo, cuando el mandatario acusa, sin fundamento alguno, la integridad de los líderes del FBI, no sólo cuestiona el trabajo y dedicación de las personas que tienen el cargo, sino ataca, tal vez no directamente pero si con la misma agresividad, a las personas que trabajan de la mano con las agencias o departamentos blancos de los ataques de Trump

Las últimas críticas de Trump hacia el FBI y su mal desempeño al investigar a Hillary Clinton son, una vez más, un ataque a las instituciones estadounidenses.

Su objetivo inmediato es desacreditar al Departamento de Justicia y al FBI, probablemente para deslegitimarlo a medida que la investigación de Robert Mueller se acerca cada vez más al presidente. Y parecen ser parte de un esfuerzo para debilitar la confianza pública en las instituciones estadounidenses en general, no sólo el Departamento de Justicia, sino también los "supuestos" tribunales, los "medios de noticias falsas", la comunidad de inteligencia supuestamente mentirosa e incompetente.

Los ataques a las instituciones son preocupantes, debido a que la mayoría de trabajadores que hacen funcionar los departamentos estadounidenses intentan, en su mayoría, cumplir con un compromiso hacia el país y sus principios. 

Cada vez que Trump decide atacar una institución paraliza a los empleados. Es difícil trabajar para un presidente que ataca a sus instituciones todos los días; quien pone en duda pública su independencia e integridad; y que te avergüenza con su desvergüenza, engaño e ignorancia persistentes. 

El presidente está logrando no solo disminuir la reputación de estas instituciones ante la nación, sino también destruir sus aspiraciones internas.

Las veces que tuitear le costó caro a Trump