SECCIONES DENoticias

Hombre se declara culpable de tener sexo con el cadáver de su novia

Azteca América Azteca América

07 de diciembre de 2017, 12:32 hrs

Es algo común dentro de los juzgados que los fiscales dan  a los jueces una versión resumida del crimen cometido mientras los acusados se declaran culpables.

Recientemente en el Tribunal Superior en Danielson, ese procedimiento rutinario causó un poco de revuelo cuando Aaron Graser, de 39 años, se declaró culpable de asalto sexual en cuarto grado y violación de la libertad condicional.

Graser, el fiscal le dijo al juez, "tuvo relaciones sexuales con una mujer que había expirado". Ante la palabra "expiró", abogados y  acusados que esperaban ser llamados para revisar sus casos, se volvieron para mirar y escuchar más de cerca a Graser.

El caso de Aaron Graser dio comienzo en enero, cuando la policía de Willimantic recibió una llamada al 911 sobre una mujer que no respondía. Los oficiales llegaron al lugar donde  encontraron heroína y agujas cerca del cuerpo e intentaron sin éxito revivirla. Un médico forense  diría a la policía después que la mujer había muerto antes de que alguien llamara al 911.

Fingió su muerte para probar que su esposa lo mandó matar

"Aaron declaró que acostó a la víctima en la cama y le frotó el esternón", según la orden de arresto. " Dijo que se acercó al pecho de la mujer para ver si estaba respirando y escuchó un ruido. Aaron dijo que sabía que la víctima odiaba tener relaciones sexuales con él, por lo que pensó que la mujer podría despertarse si tuviera relaciones sexuales con ella ".

Cuando terminó, quitó las ataduras que le había hecho para satisfacer un fetiche suyo, se puso los pantalones y llamó a su vecino, un ex paramédico que más tarde le dijo a la policía que creía que la mujer había estado muerta durante un par de horas. La autopsia determinó que la mujer había muerto cuando Graser tuvo relaciones sexuales con ella. En cuanto al sonido que escuchó Graser, el médico forense dijo que podrían haber sido gases de descomposición que escapaban del cuerpo de la mujer.

Se determinó que la causa de la muerte de la mujer fue  una sobredosis de drogas. Las pruebas toxicológicas revelaron altos niveles de fentanilo, heroína y otra droga sintética. Graser fue acusado inicialmente de agresión sexual en segundo grado, pero se declaró culpable del cargo reducido de agresión sexual en cuarto grado de un cadáver.