SECCIONES DENoticias

Vampiros siembran el caos en Malawi

Azteca América Azteca América

07 de diciembre de 2017, 13:47 hrs

Recientemente en Malawi se han presentado una serie de altercados violentos debido a la creencia de pobladores de que están siendo acechados por vampiros.

Son varias las personas que han narrado sus encuentros con estos seres, como Jamiya Bauleni que indica que el dos de octubre pasó por esto : "Vi luz en una esquina de mi techo, vi una cuerda colgando y humo que me rodeaba. Intenté levantarme de la cama, en vano, y fue ahí cuando sentí una aguja atravesar mi brazo izquierdo".

Jamiya, de 40 años, asegura haber escuchado antes de desmayarse, a alguien que saltaba de su tejado.  En estado de shock, fue ingresada en una clínica y enviada de regreso a su  casa, "curada" con antibiótico

Una vecina, Florence Kalunga, de 27 años, también afirmó haber sido atacada la misma noche. Dijo que estaba durmiendo junto a su marido cuando vio una luz "como un fuego, escuché que la puerta se abría (y) sentí una aguja perforando mi dedo".

Estos testimonios sobre la existencia de vampiros en Malawi surgen de creencias tradicionales profundamente ancladas entre la población que cobran víctimas inocentes. Por ejemplo, muchos albinos son ejecutados por sus órganos que son utilizados en rituales de magia negra.

La vida de los vampiros en el siglo XXI

Según los rumores provenientes de Mozambique, los vampiros atravesaron la frontera para recoger sangre humana, utilizando como pantalla un programa de ayuda. Por la rápida propagación del rumor, los habitantes se tornaron violentos inmediatamente.

Desde septiembre, grupos de autodefensa mataron a al menos nueve personas sospechosas de haber bebido o haber intentado beber sangre humana durante ceremonias de magia negra.

Más de 250 personas han sido detenidas en relación a estos episodios de violencia por los rumores sobre vampiros.

"Son las dificultades económicas y las desigualdades,  el caldo de cultivo de estos rumores y la violencia colectiva", explicó Anthony Mtuta, maestro de conferencias en antropología en la universidad católica de Malawi. "Los pobres piensan que los ricos son codiciosos y les chupan la sangre", dijo.

Después de apoderarse del campo, los rumores sobre los vampiros viajaron a Blantyre, la capital económica del país. En octubre, grupos armados patrullaron los barrios desfavorecidos buscando vampiros. Una persona fue quemada viva y otra lapidada.

Dados los acontecimientos, el presidente, Peter Mutharika, tuvo que intervenir para denunciar lo que él llamó "ejemplos muy inquietantes de justicia popular". "Nada prueba la existencia de bebedores de sangre. Es una mentira que tiene como objetivo desestabilizar a la región", insistió.