SECCIONES DENoticias

Descubren causa de incendio en California que casi destruye Bel-Air

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

13 de diciembre de 2017, 07:12 hrs

incendio

Imagen: Reuters

Una cocina improvisada en un campamento ilegal causó el incendio "Skirball", que se desató el pasado 6 de diciembre y amenazó con consumir Bel-Air, uno de los barrios más lujosos de Los Angeles, informó este miércoles el Departamento de Bomberos de la ciudad (LAFD).

El fuego, que lleva activo una semana, se originó en una zona llena de maleza cerca a la Autopista 405 a las cinco de la mañana, y rápidamente se extendió por la carretera hacia las residencias del lujoso barrio Bel-Air.

Las imágenes "virales" del incendio al lado de la autopista mientras decenas de autos trataban de esquivarlos mostraron la rapidez de las llamas, que destruyeron seis casas y dañaron otras 12, mientras alrededor de 700 viviendas fueron evacuadas.

Aunque las autoridades pudieron determinar el origen del incendio, no encontraron a nadie en el lugar, por lo que ningún sospechoso ha sido arrestado.

Dos bomberos resultaron heridos en medio de su labor.

Alrededor de 70 miembros del Departamento de Bomberos de Los Ángeles aún trabajan en sofocar totalmente las llamas que, según partes de hoy, están contenidas en un 85%.

Según las autoridades federales, el 90% de los incendios forestales en todo el país son causadas por personas.

Desde comienzos de diciembre, el sur de California se ha visto azotado por una serie de incendios avivados por los vientos extremadamente secos de Santa Ana, que llevan más de una semana activos.

Más de 1.000 casas y edificios han sido consumidos por las llamas hasta el momento.

Las autoridades tratan de lidiar con el fuego "Thomas", el más potente de estos, que ha arrasado unas 95.000 hectáreas en los condados de Santa Bárbara y Ventura.

Fuentes oficiales creen que estos últimos fuegos podrían tener ya un coste económico de más de 48 millones de dólares para el sur de California, donde numerosos cultivos de cítricos han sido reducidos a cenizas, según cálculos preliminares.

El presidente, Donald Trump, declaró el viernes el estado de emergencia para California, lo que permite el envío de asistencia federal