SECCIONES DENoticias

Ejército birmano usa tortura sexual como arma de guerra

Azteca América Azteca América

14 de diciembre de 2017, 09:10 hrs

rohingyaLa milicia birmana es entrenada para utilizar la violación como arma de guerra. Imagen: Reuters.

Los soldados se acercan una noche de junio a una comunidad rohinyá (grupo étnico musulmán bengalí, ubicado al norte del Estado de Rakáin, en Birmania Occidental). Una pareja de recién casados duerme en su hogar, rodeados por los campos de trigo que ellos mismos cultivan. De pronto, un golpe abre la puerta: son siete soldados del gobierno birmano, quienes con armas en mano, empiezan a gritar y lanzar insultos. 

La mujer, identificada como F., conocía historias terroríficas acerca del ejercito birmano, pues sólo un par de días antes sus padres habían sido asesinados por los militares en otra comunidad, al tiempo que habían desaparecido a su hermano.  Pero ahora venían por ella. Su esposo fue amarrado. A ella le arrancaron la mascada que llevaba en la cabeza y se la ataron a la boca. Entonces vio como le dispararon en el pecho al hombre con el que se había casado un mes atrás. Luego le cortaron la garganta. Mientras ella estaba a punto de desmayarse por todo lo que había presenciado, los soldados la llevaron al campo y la violaron. Dos meses después de la agresión, descubrió que está embarazada. 

Abuso sexual y desnutrición: la vida de las mujeres militares en Corea del Norte

Esta historia fue recogida, junto a 28 casos similares, por la agencia de noticias Associated Press (AP), quien ha denunciado mediante un estudio/investigación la “limpieza étnica” que está llevando a cabo el gobierno de Birmania (Myanmar) contra los rohinyás

El grupo de mujeres entrevistadas, con edades entre 13 y 35 años, proceden de pueblos en el estado de Rajine. La única condición que pusieron para dar su testimonio fue que no se revelaran sus identidades, pues no saben cuál es el alcance del ejercito birmano. Y es que desde hace meses, esta minoría musulmana ha sufrido ataques violentos, asesinatos, detenciones arbitrarias, quema de viviendas o aldeas, así como violaciones sistemáticas, las cuales son consideradas, según varios acuerdos internacionales, crímenes de lesa humanidad. 

En 2016 se perpetraron 7.5 feminicidios al día en México

Por el momento, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dicho que “las fuerzas armadas de Birmania están empleando sistemáticamente la violación como herramienta calculada de terror”. 

Por su parte, el gobierno no ha respondido a las múltiples peticiones de esclarecimiento que se le han pedido. AP reportó en su trabajo que, una investigación interna realizada por el propio estado birmano, concluyó que ninguna de las violaciones había ocurrido. Phone Tint, responsable de las relaciones exteriores de Birmania, dijo a periodistas que lo cuestionaron al respecto: “Esas mujeres afirman que fueron violadas, pero miren su apariencia. ¿Creen que son tan atractivas para ser violadas?”. Una vez más, la estructura tóxica y nociva masculina demuestra su facultad de funciones para someter y destruir a las mujeres, en este caso particular, de la comunidad rohinyá