SECCIONES DENoticias

El daño ambiental que causa la pornografía por internet

Azteca América Azteca América

16 de diciembre de 2017, 16:13 hrs

Imagen, depositphotosGracias a internet, han bajado las emisiones de dióxido de carbono hasta en un 40%. Sin embargo, el porno gasta una gran cantidad de energía. Imagen: Depositphotos. 

La aparición de la red de redes significó para muchas personas una vía de solución para el medio ambiente. Gracias a internet se ha dejado de usar una gran cantidad de papel, se evita el traslado a sitios (y con ello se usa menos transporte impulsado por gasolina) y, sobre todo, se han eliminado artículos como los CD’s y DVD’s, el celofán y las cajas de acrílico o plástico, gracias a los distintos servicios musicales o visuales de streaming

Según estudios, desde la aparición de canales como YouTube, Netflix o Spotify, la industria del entretenimiento ha reducido sus emisiones de dióxido de carbono en un 40%. 

Los científicos responsables de estos datos, en su análisis del ambiente, concuerdan que uno de los beneficios más grandes de internet es la “inmaterialización” de los objetos, pues así se reducen emisiones de gases y explotación de recursos naturales. En resumen: internet es un gran aliado de la naturaleza

Sin embargo, existe una industria que podría poner en duda esta aseveración: la pornografía

La agonía de un oso polar por el cambio climático conmueve a las redes

Desde que el porno es accesible en internet, el entretenimiento para adultos ha incrementado sus números de manera impresionante. No existen cantidades específicas, porque los datos suelen ser elusivos en este tipo de páginas, pero Pornhub, el sitio porno más famoso de internet, arroja algunos números que pueden ayudar a entender el panorama. 

En 2013, año en que lanzaron sus primeros datos públicos, Pornhub tabuló la visita de 14,000 millones. Para 2016, ese número casi se duplica, pues registraron 23,000 millones de visitas. De acuerdo con las cifras, los asiduos a Pornhub vieron más de 5,000 millones de horas de porno. Ahora multipliquemos esa cifra por al menos otras 5 páginas especializadas en pornografía que cuentan con alta popularidad: los números son inmensos. 

¿Y esto qué tiene que ver con el ambiente? 

La revista The Atlantic publicó una parte del estudio realizado por el profesor Nathan Ensmenger, quien basado en una formula publicada por Netflix en 2015, calculó que si Pornhub transmite de manera tan eficiente como Netflix (0.0013 kWh por una hora de vídeo), el sitio de pornografía habría gastado 5,967 millones de kWh. Para hacernos una idea de la cantidad de energía, es la misma que gastarían 11,000 focos prendidos durante todo un año. 

Pornosexualidad, una nueva orientación sexual

Además, Ensmenger señaló que la mayoría de los sitios que ofrecen vídeos gratuitos, se sostienen por la publicidad que pagan empresas que siguen utilizando materiales y combustibles agresivos al medio ambiente. 

Por otro lado, Jon Koomey, científico que estudia el impacto ambiental de internet, comentó al mismo The Atlantic, que la falta de información o datos precisos ayuda poco a dimensionar cuál es la huella ambiental real de la pornografía, pues seguro es mucho mayor de lo imaginada. “No sabemos a ciencia cierta cuánta fracción de internet es pornografía, por eso no hay manera de saber siquiera si podemos decir que el daño ambiental es menor ahora que no se producen DVD’s, cajas, estuches, etcétera. Tal vez la electricidad gastada sea igual o más dañina”, señaló Koomey.