SECCIONES DENoticias

Autoridades de Chicago amenazan a hombre por dar asilo a personas sin hogar que podrían morir de frío

Azteca América Azteca América

04 de enero de 2018, 12:15 hrs

A un hombre de las afueras de Chicago se le ha pedido que detenga las "pijamadas" que organiza en su sótano para dar refugio a las personas sin hogar, o la casa será multada.

"Me quedaba despierto toda la noche con ellos, les daba café y les daba de comer", Greg Schiller, de la ciudad de Elgin, le dijo a NBC Chicago sobre lo que sucedió en el sótano de la casa de su novia.

Schiller dijo que según el código de la ciudad son permitidas las  "fiestas de pijamas", pero los funcionarios afirman que el código se aplica a las fiestas infantiles, no a los adultos.

Según la ciudad, las "pijamadas" que Schiller da algunas veces a la semana, en realidad convierten a la casa en una "casa de huéspedes", que está prohibida por el código de la ciudad.

"Cerraron el lugar y dijeron que tengo 24 horas para devolver a mi sótano su función de almacenamiento y desmontar las cosas que tengo (tengo varios catres con bolsas de dormir para todos) o multarán la casa", dijo Schiller.

Suben a once las muertes por ola de frío en EEUU

La ciudad fue advertida por primera vez de que Schiller estaba utilizando el garaje de la casa como refugio en 2016, cuando los paramédicos fueron llamados allí para una situación médica.

Teresa Quarles, la novia de Schiller, fue citada por cosas que los inspectores del código podrían ver, como una ventana rota, un baño portatil y un remolque comercial en la propiedad . 

Ella calificó las acciones de la ciudad como "reprochables". "Estamos hablando de la vida de las personas", dijo.

Schiller dijo que abrió el sótano a los vagabundos unas cinco o seis veces esta temporada cuando la temperatura estuvo a 15 grados o menos y que para poder pasar la noche ahí, les prohíbe las drogas y el alcohol.

Las temperaturas en Elgin  alcanzaron un mínimo de - 4 grados. "Es lo suficientemente frío como para morir congelado", agregó Schiller, señalando que su improvisado refugio en el sótano solo está abierto cuando no lo está el refugio de emergencia en la Primera Iglesia Metodista Unida de Elgin.

Schiller dijo que si bien planea dejar de ser el anfitrión de las "pijamadas", está trabajando en otras opciones para ayudar a las personas sin hogar que ahora conoce.

Miles de vuelos cancelados por ciclón bomba