SECCIONES DENoticias

¿Creerle o no a Michael Wolff?

Israel Pompa-Alcalá Israel Pompa-Alcalá

09 de enero de 2018, 07:06 hrs

fuegoyfuria

Copies of the book "Fire and Fury: Inside the Trump White House" by author Michael Wolff are seen at the Book Culture book store in New York, U.S. January 5, 2018. REUTERS/Shannon Stapleton Imagen: Reuters

Durante los últimos días el debate político en Estados Unidos ha tenido como epicentro la aparición del libro Fire & Fury: Inside the Trump White House (Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump), escrito por Michael Wolff, un periodista de 64 años reconocido entres sus pares, aunque no entre la gente… hasta ahora.

El texto de Wolff se convirtió rápidamente en un éxito de ventas, pues algunos medios dieron a conocer fragmentos del mismo, que revelan una explosiva y despiadada mirada al interior del Gobierno de Donald Trump durante su primer año de mandato.

Aún cuando la propia Casa Blanca presionó tanto a Wolff como a la editora Henry Holt & Company para que desistieran de publicar el libro, éste adelantó su salida ante la enorme demanda que tuvo en páginas como Amazon. 

De inmediato, el presidente Trump respondió con una serie de publicaciones en Twitter, en las que asegura que el libro “está lleno de mentiras, tergiversaciones y fuentes que no existen”, al tiempo que señala que él jamás autorizó ningún acceso al autor.

Mueller podría entrevistar a Trump muy pronto: The Washington Post

Ante los señalamientos del jefe de la Casa Blanca, Wolff dijo: “No sólo me está ayudando a vender el libro, sino que está demostrando que la conclusión del mismo es cierta. Resulta extraordinario que el presidente de Estados Unidos intente detener la publicación de un libro”.

Ante esto último, cabe preguntarse, ¿por qué tanto el presidente como su Gobierno han luchado tanto contra el trabajo de Wolff? La respuesta se encuentra, como es fácil adivinar, en su contenido. Por ejemplo, en una de las páginas iniciales, el periodista señala que Trump no quería realmente ser presidente, sino que la idea original de postularse a la Casa Blanca respondía al interés de potenciar su marca. Por tanto, varios de sus asesores no confían en él.

“Todos dicen que es como un niño”, señala Wolff en entrevista para NBC. Y continúa: “dicen que es un imbécil, un idiota. Hay una competencia para llegar al fondo de quién es realmente. Es un misterio para todos: es un hombre que no lee y no escucha”.

En cuanto a su capacidad, Wolff señala en su escrito: “cualquier cosa que aparenta saber, la ha aprendido una hora antes, y todavía está a medio hornear. En realidad, cada uno de sus ricos colegas es consciente de su ignorancia (Trump, como hombre de negocios, es incapaz de leer una hoja de balance, además de que desprecia los detalles y es un pésimo negociador). Sin embargo tiene una ventaja: es capaz de hacerte creer en él”.

Enmienda 25: ¿destituir al "niño Trump" por incapacidad mental?

Otro de los fragmentos controvertidos del libro habla de su afición a acostarse con las esposas de sus amigos, para lo cual, asegura Wolff, empleaba la siguiente táctica: “Pedía a su secretaria que citara a sus amigos en su despacho. Al llegar, Trump los empezaba a cuestionar en una especie de broma de mal gusto. '¿Todavía tienes sexo con tu esposa? ¿Con qué frecuencia? ¿Te has acostado con alguien mejor que tu mujer? Hay unas chicas que vienen de Los Ángeles a las tres en punto. Podemos ir a la planta de arriba y pasarás un buen rato, te lo prometo’. Al mismo tiempo, Trump tenía a la esposa del cuestionado en el altavoz del teléfono, escuchando. Luego las convencía de acostarse con él bajo el argumento de que su esposo era basura”.

También detalla la relación entre el presidente y Melania Trump, la primera dama. “El matrimonio resulta desconcertante para casi todos los que lo rodean. Wolff asegura que Trump se refiere a Melania como “su esposa trofeo”, al tiempo que ha estado prácticamente ausente de la vida de Barron, su hijo de 12 años.

Y ahí no acaba la cosa. La que probablemente sea la revelación más polémica del libro es aquella que rescata las palabras de Steve Bannon, antiguo consejero e ideólogo de cabecera de Trump, quien, según el texto, calificó la reunión del hijo del presidente, Donald Trump Jr, y su yerno, Jared Kushner, con rusos cercanos al Kremlin como un acto de traición al país.

Fue tal el impacto de esta afirmación que Trump arremetió, una vez más vía Twitter, contra su exasesor, pues lo llamó “resentido” y que había “perdido la cabeza por haber sido despedido”.

Bannon publicó recientemente una carta aclaratoria, en la que asegura que “Donald Trump Jr. es un patriota y un buen hombre. Él ha sido incansable en la defensa de su padre y la agenda que ha ayudado a darle vuelta a nuestro país. Mis comentarios iban destinados a Paul Manafort, un curtido profesional de campaña con experiencia y conocimiento sobre cómo operan los rusos. Él debería haber sabido que son hipócritas, astutos y que no son nuestros amigos”.

Muchos hablan de "destituir" a Trump, pero ¿es posible?

Ahora bien, ¿es confiable todo lo escrito por Wolff? Como podemos observar, algunos de los hechos señalados han sido corroborados (la disculpa de Bannon suena a culpa aceptada); sin embargo, muchos no confían del todo en el estilo del periodista, quien ya había tratado de escribir libros similares en el pasado. 

Según algunos críticos y medios, ciertas anécdotas y detalles no coinciden con hechos conocidos públicamente, mientras que otros son imposibles de verificar o varias personas han salido a desmentir lo escrito.

Michelle Cottle, escritora cercana a Wolff, declaró que “él mismo reconoce que los reportes convencionales no son lo suyo, más bien absorbe la atmósfera y los chismes que giran a su alrededor”. El New York Times ha dicho que “es un periodista mucho menos prudente y más cruel que otros”, como una crítica a su sesgo informativo. 

A esto hay que sumar críticas como la de la revista The New Yorker, que dice que “se trata de un libro pobremente escrito, rellenado con detalles tediosos e información vaga”.

A pesar de esto, existen voces como la de Virginia Heffernan, periodista de L.A. Times, quien asegura: “se necesita a un ladrón para atrapar a otro ladrón, y Michael Wolff es el embustero ideal para capturar al Presidente Trump.

Lo que queda claro en medio de toda la polémica, es que el presidente Donald Trump y parte de su administración están totalmente rebasados por el peso de este cargo, pues no ha pasado un solo día desde su toma de posesión si que un nuevo escándalo surja alrededor de su figura. 

¿"Fire and Fury" será el libro que destroné a Trump? Aún no podemos lanzar un veredicto, pero una cosa es segura: el retrato que el texto de Wolff hace del presidente parece ser el más cercano a la realidad: un personaje que no tiene idea de cómo acabó en la silla presidencial más poderosa del planeta, y por ende, no tiene idea de cómo dirigirla. De ahí sus múltiples errores, escándalos y abusos. 

En resumen: el fuego se posa sobre la Casa Blanca con furia inusitada. Una vez pasado el incendio, seguramente quedarán pocos sobrevivientes… o tal vez ninguno.