SECCIONES DENoticias

Fin del TPS: El futuro de miles de salvadoreños que han limpiado oficinas federales por años pende de un hilo

Jimena Barragán Jimena Barragán

11 de enero de 2018, 11:42 hrs

trumpImagen: Reuters

Primero fueron los inmigrantes nicaragüenses, después los haitianos y ahora los salvadoreños. El lunes pasado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS), un programa especial que protegía de la deportación a, al menos, 200,000 inmigrantes de El Salvador

Después de conocer la noticia inmigrantes salvadoreños que limpian los baños y oficinas del gobierno federal se encuentran en el vacío después de que Trump decidiera acabar con uno de los programas de inmigración humanitaria más grandes del país: el TPS.

Helen Avalos, que limpia las habitaciones de los hospitales en el Centro Médico Nacional Walter Reed, rompió a llorar el lunes cuando el presidente Trump anunció que después de julio de 2019,  unos 260,000 inmigrantes salvadoreños con Estatus de Protección Temporal ya no podrían vivir ni trabajar legalmente en los Estados Unidos.

"Rompió mi mundo", dijo Avalos en entrevista para Vox. Ella tiene dos hijos estadounidenses y obtuvo TPS en 2002. "Todas las enfermeras comenzaron a preguntarme qué pasaba, no creo que la gente se dé cuenta de quién se ve afectado por esto".

Avalos dijo que ella y otros 45 conserjes en Walter Reed tienen TPS. Probablemente perderán sus trabajos porque ya no tendrán tarjetas válidas de la Seguridad Social después de que el programa termine. Avalos solicitó la ciudadanía estadounidense a través de su esposo estadounidense hace casi un año, pero no está segura de poder obtenerla.

Avalos y sus compañeros de trabajo están lejos de estar solos. Alrededor de 9,000 conserjes y trabajadores de mantenimiento de El Salvador, muchos de los cuales tienen Estatus de Protección Temporal, han estado barriendo, restregando y limpiando edificios del gobierno en la capital de la nación durante décadas. 

Trump elimina el TPS y deja en el vacío a cientos de miles de salvadoreños que llevan décadas en Estados Unidos

Washington es el hogar de la segunda comunidad salvadoreña más grande de Estados Unidos, con al menos 165,000 personas. Trabajadores salvadoreños beneficiarios del TPS que viven en el área de Washington le dijeron a Vox  que no tienen idea de lo que harán cuando su estado legal expire en 18 meses. Han estado limpiando edificios federales en el país durante más de 15 años, y han comprado casas, han hecho familias y abierto cuentas de jubilación. Lo que les sucederá a sus hijos estadounidenses es una de las preguntas más difíciles de considerar.

Pero estos inmigrantes parecían estar seguros de una cosa: no regresarían a El Salvador, según Vox. La nación centroamericana es la más mortífera del mundo, con un promedio de 15 homicidios por día en septiembre de 2017. 

defend tpsImagen: Reuters

¿Qué es lo que busca Trump con las deportaciones masivas? 

"No se puede permitir que la inmigración en cadena forme parte de cualquier ley sobre inmigración", escribió el pasado 15 de septiembre en su cuenta de Twitter el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El mismo mensaje lo repitió el lunes durante la presentación de la Estrategia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, cuando señaló que el país protegía a la patria al buscar terminar con la inmigración en cadena. 

Pero, ¿a qué se refiere con "deportación en cadena"?

Según una presentación publicada el viernes pasado en la página web de la Casa Blanca, es "el proceso mediante el cual los extranjeros que se establecen en Estados Unidos traen consigo a sus familiares foráneos, quienes entonces tienen la oportunidad de traer a sus familiares extranjeros y así hasta que toda la familia extendida está establecida en Estados Unidos".

Los que actualmente la Casa Blanca califica como inmigración en cadena es lo mismo que el proceso conocido como "reunificación familiar", previsto en las leyes de Estados Unidos desde que en 1965 de aprobó la Ley de Inmigración y Nacionalidad. 

Negarse a regresar a El Salvador deja a estos trabajadores de TPS con pocas opciones. Pueden pasar a las sombras y quedar indocumentados en los Estados Unidos; solicitar asilo en Canadá o en otro país; o ver si son elegibles para otro programa de inmigración de Estados Unidos. Tienen solo 18 meses para resolverlo.


Deportación masiva por fin del TPS afectará hasta a Disney