SECCIONES DENoticias

Víctima de abusos de Larry Nassar da poderoso testimonio en la corte

Azteca América Azteca América

17 de enero de 2018, 20:09 hrs

Imagen, Reuters

Kyle Stephens testifica durante una audiencia de sentencia para Larry Nassar en Lansing, Michigan, Estados unidos, el 16 de enero del 2017. Imagen: Reuters

La primera audiencia del exmédico en desgracia del equipo de gimnastas de Estados Unidos, Larry Nassar, sucedió el pasado martes, la cual estuvo marcada por el primer testimonio de una de las aproximadamente 100  víctimas que se espera que testifiquen contra Nassar en una audiencia de cuatro días para dictar sentencia.

La primera víctima en testificar contra Nassar fue Kyle Stephens. Previamente, Stephens decidió refugiarse en el anonimato, pues Stephens expresa que estaba preocupada por la atención que recibiría. 

En el momento de su testimonio, el jurado mostró un par de fotografías de Stephens. Ella explicó que una de las imágenes correspondía a la edad que tenía cuando fue abusada sexualmente por Nassar. En la fotografía, Stephens es una niña de seis años. 

Mientras Nassar se cubría la cara con una mano (así lo hizo durante todo el testimonio), Kyle Stephens declaró:"Quizás ya te habrás dado cuenta ahora, pero las niñas pequeñas no se quedan pequeñas para siempre. Se convierten en mujeres fuertes que regresan para destruir tu mundo".

Simone Biles: También fui víctima de abuso sexual por Larry Nassar

Setephens, a diferencia de las deportistas que acusaron a Nassar, se encontró con él en su vida debido a que éste y su pareja eran amigos de sus padres. El primer abuso sexual que sufrió fue cuando apenas tenía seis años, según informa The Washington Post.

Los abusos cometidos por Nassar a Stephens fueron escalando. Nassar comenzó con masturbaciones en frente de ella; después a tocar los pies de Stephens con sus genitales; hasta penetrar sus vagina con los dedos. Stephens declaró que "todos éstos [los abusos sexuales de Nassar] sucedieron con mis padres, mi hermana, su esposa y sus hijos en la misma casa", recogió The Washington Post.

A los doce años, Stephens tomó la decisión de contarle a sus padres los abusos que sufrió por parte de Nassar.  Lamentablemente, después de que sus padres se enfrentaron a Nassar, decidieron escoger la verdad de Nassar sobre la de Stephens.

"Debido a detalles complejos que no mencionaré aquí, mis padres decidieron creerle a Larry Nassar antes que a mí", dijo Stephens. Incluso, sus padres llegaron a pedirle que se disculpara con Nassar. Stephens cuenta que la relación con sus padres se resquebrajo después de que sus padres pensaran que les había mentido sobre los abusos de Nassar.

Años después de las acusaciones de Stephens sobre Nassar, las dos familias comenzaron a verse otra vez. "Era como si nunca lo hubiera acusado. Sentía que estaba perdiendo el sentido de la realidad. Empecé a preguntarme si el abuso había ocurrido", dijo Kyle Stephens.

#EllaTambien: McKayla Maroney denuncia a su doctor por acoso sexual

Stephens, para mantener su cordura, decidió ponerse a recordar los abusos que sufrió durante su niñez, "para que no olvidara que no era una mentirosa". Buscó tratamientos para la salud mental sin la ayuda de sus padres, por lo cual trabajó en casa de los Nassar como niñera para pagar por sus tratamientos.

Fue hasta los 18 años cuando decidió volver a confrontar a su padre. "Le dije que no estaba mintiendo", dijo Stephens. En ese momento su padre sí le creyó. 

Stephens contó en su testimonio que ella y su padre trataron lo más que pudieron para curar la herida que se originó entre ellos después de acusar a Nassar a la edad de los 12 años; sin embargo, fue muy tarde. Su padre se suicidó en el 2016.

"Cierto es que mi padre estaba experimentando problemas que debilitaban su salud, pero si no hubiera tenido que soportar el peso de la vergüenza y el odiarse a sí mismo, provocado por su defensa de Larry Nassar, creo que hubiera tenido una oportunidad de luchar por su vida", testificó Stephens contra Nassar.

Kyle Stephens pidió a la jueza una sentencia mínima de 40 años hasta una de 140 años.

Gabby Douglas, otra gimnasta abusada por el médico del equipo