SECCIONES DENoticias

Prueban nuevo tratamiento contra Alzheimer

Israel Pompa-Alcalá Israel Pompa-Alcalá

06 de febrero de 2018, 11:23 hrs

científicos desarrollan herramienta para alzheimerImagen ilustrativa: Depositphotos

Una de las enfermedades más terribles para la humanidad, al tiempo que incomprensible para la ciencia, es el Alzheimer, un tipo de demencia que afecta las capacidades motrices, el carácter, la forma de pensar y la memoria de las personas, a grado tal que quienes padecen el mal se vuelve irreconocible para los suyos y viceversa. 

Es por ello que los esfuerzos de la ciencia médica por obtener una cura son cada vez mayores. Como resultado de esta batalla, un grupo de doctores japoneses y australianos han desarrollado una prueba de sangre que predice la cantidad de proteína beta amiloide acumulada en el cerebro, tanto de pacientes sanos como de quienes tienen Alzheimer, según revela un estudio publicado en la revista de divulgación Nature

La proteína beta amiloide es una de las claves en la progresión del Alzheimer. Y es que una forma anómala de dicha proteína se acumula en el cerebro y provoca daño irreversible en las neuronas desde la primera fase de la enfermedad, que puede ocurrir cerca de 20 años antes de que sucedan los primeros síntomas. La acumulación de beta amiloide sólo puede ser detectada, hasta ahora, por una tomografía de positrones (un tratamiento bastante caro), o bien, por análisis de líquido cefalorraquídeo, que resulta bastante agresivo con el cuerpo, pues baña el cerebro y la medula espina, para luego extraerse a través de una punción lumbar. 

Esperanza contra el cáncer: Nueva sustancia elimina tumores y metástasis en ratones

La nueva investigación permite detectar moléculas asociadas a la beta amiloide mediante un par de técnicas: la inmunoprecipitación y la espectrometría de masas. Este tratamiento fue aplicado a 121 personas en Japón y 252 en Australia. Entre las personas voluntarias se encuentran pacientes sanos, aquellas con deterioro cognitivo leve (una de las fases previas de la enfermedad) y quienes ya cuentan con Alzheimer diagnosticado. En todos los casos, los biomarcadores sanguíneos lograron predecir la acumulación de beta amiloide en el cerebro. 

Si bien los propios científicos piden calma, pues la eficacia del tratamiento aún debe ser verificada con más muestreos, la detección en sangre puede servir para identificar a personas en las primeras fases asintomáticas del mal, mismas que podrían paliar de mejor manera los ataques del Alzheimer, a falta de una cura completa contra la enfermedad. Aunque parezca poco, se trata de una luz enorme al final de los misteriosos túneles del cerebro y sus padecimientos.