SECCIONES DENoticias

Presidente Enrique Peña Nieto, furioso porque no reconocen su buen trabajo

Azteca América Azteca América

08 de febrero de 2018, 14:20 hrs

Imagen, reuters

Imagen: Reuters

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, está a menos de diez meses de dar por terminada su facultad ejecutiva desde la residencia oficial de Los Pinos y está furioso. ¿La razón? Los ciudadanos y periodistas no anuncian los progresos que su administración ha conseguido en los últimos cinco años.

Durante el discurso en conmemoración del 101 aniversario de la Constitución de 1917 desde el Teatro de la República en Querétaro, Peña Nieto dijo, en clara referencia a la prensa, que "nadie debe de perder de vista que las políticas y las acciones realizadas a lo largo de las últimas décadas han impulsado el desarrollo, la prosperidad y el bienestar de México. Desconocer esos avances sería faltar a la verdad , desinformar a la ciudadanía y degradar a la política".

Esta vaga imagen acerca del "desarrollo, prosperidad y bienestar de México" contrasta con la realidad concreta de los escándalos de corrupción y la violencia creciente que sufre la República mexicana.  

A finales de diciembre pasado, se publicaron datos oficiales que daban a conocer que el 2017 había sido el año más violento desde los últimos 20 años.  Según los datos oficiales, se cifraron 23,101 homicidios dolosos entre enero y noviembre del 2017.

Tío de presidente mexicano Peña Nieto, asesinado a tiros en Atlacomulco

En cuanto a la corrupción, el mismo Peña Nieto estuvo dentro de la polémica después de que una investigación revelara los orígenes corruptos de la mansión de su esposa, Angélica Rivera Hurtado, conocida como la Casa Blanca.

El año pasado, después de la subida de precio de la gasolina, la cual el presidente culpó al mercado internacional, Peña Nieto tuvo una bajada del 12% en el rating de aprobación.

Sin embargo, las palabras del pasado discurso del 5 de febrero no han sido las únicas contra la prensa. En un tono más amable, el presidente de México inicio la campaña de su Cuarto Informe de Gobierno a través de un video en el que afirmaba: "Son justo las cosas buenas las que se construyen, las que le dan sentido a nuestra vida, a nuestro trabajo y a nuestro esfuerzo diario como país", muy similar a su discurso conmemorativo de la Constitución de 1917, pero sin el agravio de "faltar a la verdad" y al hecho de "desinformar" y "degradar". El video termina con una frase popular: "Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho".

Los comentarios de Peña Nieto sobre la mala prensa crecen en su violencia hacia los hechos. Para desvirtuarlos, utiliza frases simples carentes de razón como "Parece que las malas noticias son buenas noticias para la gente" o "Detrás de cada evento [negativo], [la gente] quiere encontrar un culpable".

Enrique Peña Nieto promulga ley que legaliza el papel del Ejército en la seguridad pública

Durante un discurso sobre transparencia en el 2015, Peña Nieto, al finalizar, dice en murmuros al salir del estrado "ya sé que no aplauden", indicando su disgusto ante las críticas hacia su administración.

En el cuarto año, el presidente Peña Nieto dijo: "Nadie despierta, un presidente no creo que se levante ni creo que se haya levantado pensando, y perdón que lo diga, cómo joder a México", mostrando un gran disgusto en contra de las críticas.