SECCIONES DENoticias

Latino exculpado por doble crimen demanda a policías que forzaron su confesión

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

09 de febrero de 2018, 12:52 hrs

El mexicano Arturo Reyes, que espera su deportación después de ser exonerado en diciembre de un doble homicidio que no cometió, y por el que estuvo 19 años en una prisión de máxima seguridad, demandó hoy en Chicago a los policías que lo obligaron a confesar.

Un bufete de abogados presentó la demanda federal que acusa al exdetective Reynaldo Guevara, a otros oficiales del Departamento de Policía de Chicago y a fiscales de la corte del Condado de Cook, de haber "inventado" una falsa confesión de Reyes, que le fue extraída mediante "violencia física, abusos psicológicos y varios días de interrogatorios".

El documento presentado en la corte señala que Reyes fue interrogado 40 horas, durante las cuales fue golpeado repetidamente y amenazado con ir a la silla eléctrica.

"La horrible injusticia que sufrió Arturo debe ser atribuida no solo a los actos criminales del detective Guevara, sino a sus colegas que sabían lo que él hacía y a menudo participaban, además del Departamento de Policía que permitía e incentivaba este tipo de abusos", notifica el texto.

Indocumentado absuelto por muerte de Kate Steinle seguirá en prisión

Guevara también habría abusado de otras personas para obligarlas a incriminar a Reyes, agrega.

Reyes, y el también mexicano Gabriel Solache, que habría recibido el mismo tratamiento de Guevara para confesar, fueron condenados por un doble asesinato y el secuestro de un menor ocurrido en 1998.

La condena en primera instancia fue a muerte, aunque luego se conmutó por prisión perpetua.

La demanda destaca que en la escena del doble crimen, "llena de sangre, huellas digitales y otras evidencias físicas", no se encontró nada que conectara a Reyes con los asesinatos.

Exámenes posteriores de ADN, realizados en las evidencias, corroboraron su inocencia y probaron que hubo otra persona no identificada en el lugar de Chicago donde fueron asesinados Jacinta y Mariano Soto.

Reyes y Solache mantuvieron su inocencia desde el comienzo del proceso y durante los 15 años de apelaciones de las condenas, hasta que la fiscalía accedió a retirar los cargos al comprobarse los abusos y que el principal testigo de cargo había mentido en la corte.

Declaran inocente de homicidio a inmigrante mexicano por la muerte de Kate Steinle

En la demanda se señala que Reyes fue una de las 14 personas cuyas condenas se anularon en los últimos años al comprobarse los abusos cometidos por Guevara para incriminarlas.

Al ser liberados en diciembre último de la prisión de máxima seguridad, Reyes y Solache quedaron bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), para ser deportados por haber ingresado indocumentado a los Estados Unidos en 1992.

Solache logró la libertad condicional de Inmigración la semana pasada y, mientras aguarda la deportación, sus abogados preparan una acción legal separada contra Guevara y el Departamento de Policía.