SECCIONES DENoticias

Vivimos con un monstruo sin saberlo: Familia que vivió con Nikolas Cruz

Azteca América | EFE Azteca América | EFE

19 de febrero de 2018, 10:04 hrs

Imagen, reuters

Imagen: Reuters

El matrimonio Snead, que acogió al autor del tiroteo escolar de la pasada semana en Parkland (Florida, Estados Unidos), Nikolas Cruz, tras la muerte de su madre adoptiva, aseguró este lunes que vieron al joven tras la matanza y que éste les dijo que lo "sentía".

En entrevista con el programa "Good Morning America", del canal ABC, James y Kimberly Snead explicaron que se cruzaron brevemente con Cruz en una estación de policía el mismo día del tiroteo que acabó con la vida de 17 personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Kimberly indicó que al verle comenzó a gritar al joven y que lo que "realmente quería más que a nada era estrangularlo".

Fue entonces que Cruz, que se había mudado a su casa después de que su madre adoptiva muriera de una neumonía en noviembre de 2017 y el padre adoptivo falleciera años atrás, les dijo que lo "sentía".

FBI pudo prevenir tiroteo escolar en Parkland y no hizo nada

James explicó que todavía viven una "montaña rusa de emociones" y que es "duro" lo que están pasando, pues le abrieron las puertas de su casa y ahora, a través de la Policía y los medios de comunicación, están conociendo cosas de Cruz que ni imaginaban entonces, pues el joven parecía "normal" y era "muy educado".

Cruz era amigo de su hijo, y por eso aceptaron que se trasladara con ellos, y que éste se siente "traicionado" y "furioso" por lo que hizo el autor del tiroteo, pues él mismo estaba en ese momento en la escuela, y que no tienen previsto volver a verle.


James, exmilitar, dijo que una de las condiciones que le impusieron a Cruz para mudarse a la casa fue comprar una caja fuerte para guardar sus armas y que pensaba que él tenía la única llave, por lo que el joven no podía utilizarlas sin su permiso.

En este sentido, indicó que desde que se mudó en noviembre pasado sólo le pidió tener las armas en dos ocasiones, una para limpiar una de ellas, a lo que él accedió, y en otra ocasión que rechazó la idea.

Tuvimos a este monstruo viviendo bajo nuestro techo y no lo sabíamos", dijo Kimberly, una enfermera de 49 años. "No vimos este lado de él".

Los Snead lo describieron como alguien que creció aparentemente sin tener que realizar tareas comunes. No podía cocinar, lavar ropa, recoger sus cosas o incluso usar el microondas. "Era muy ingenuo. No era tonto, solo ingenuo", dijo James Snead al Sun Sentinel.

Tenía hábitos raros como poner galletas con chispas de chocolate en un bocadillo y un sandwich de queso, e irse a la cama a las 8 pm.

Parecía solitario y quería tener una novia, también estaba deprimido por la muerte de su madre, dijo la pareja.

Creo que voy a matar gente: Las amenazas de Nikolas Cruz en Instagram