SECCIONES DENoticias

Con sólo 86% de electricidad restaurada, contratistas abandonan Puerto Rico

Jimena Barragán Jimena Barragán

27 de febrero de 2018, 12:33 hrs

puerto rico

La imagen más amplia: en Puerto Rico, una crisis de vivienda no será resuelta por la tormenta estadounidense. Imagen: Reuters. 

Cientos de miles de puertorriqueños permanecen en la oscuridad, cinco meses después de que el huracán María pisoteara la red eléctrica de la isla, el gobierno federal ha comenzado a reducir la cantidad de contratistas que trabaja para volver a encender las luces.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos está a cargo del esfuerzo federal para reparar la red eléctrica en la isla, donde una tormenta de Categoría 4 el año pasado dejó sin electricidad a todos los hogares y negocios. El cuerpo dio importantes contratos a dos compañías, Fluor Corporation y PowerSecure, y coordina su trabajo con los esfuerzos de la empresa eléctrica administrada por el gobierno de la isla, que también llevó a contratistas y trajo tripulaciones de servicios públicos de la parte continental.

En un momento dado, había un total de 6,200 trabajadores reparando líneas de transmisión y distribución en toda la isla, y la mitad de ellos trabajaba para el cuerpo. Ahora que el poder se ha restablecido en más de 1.1 millones de personas, según el recuento de la empresa, cerca del 86 por ciento de los clientes de la isla, el cuerpo dijo que comenzaría una "reducción responsable" de su fuerza de trabajo.

Cerca de 1,000 trabajadores de poder han abandonado la isla en las últimas dos semanas, según mensajes de Twitter publicados por el cuerpo. Fluor aún tenía 1,600 personas en Puerto Rico hasta el domingo, pero su período de contrato está "llegando al final", y PowerSecure tiene programado concluir el trabajo el 7 de abril.

La decisión de reducir la escala se encontró con "indignación" en toda la isla, dijo Jorge L. González Otero, el alcalde de Jayuya para el diario The New York Times, una ciudad en la parte central de la isla, donde cerca de la mitad de los residentes aún carecen de poder.

Nueva Jersey crea Comisión para ayudar a damnificados de Puerto Rico por huracán María

Fluor ya facturó la cantidad máxima permitida en virtud de su contrato de 750 millones, y sus subcontratistas recibieron la semana pasada la tarea de empacar.

"Fluor fue una de las primeras compañías en llegar aquí, hace aproximadamente un mes y medio", dijo el Sr. González Otero, refiriéndose a Jayuya. "Dijeron que el contrato había terminado y dejaron todo a medio hacer".

Los equipos de Fluor no serían los primeros contratistas en irse abruptamente. Luego de que surgiera un escándalo por la adjudicación por parte del gobierno de Puerto Rico de su primer contrato de restauración de energía, valorado en 300 millones de dólares, a una pequeña empresa de Montana, Whitefish Energy, el gobierno canceló el trato.

Muchas personas involucradas en la restauración de la energía dijeron que los funcionarios que supervisan el trabajo estaban decepcionados con los contratistas del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Fluor, en particular, fue criticado por trabajar con lentitud y agotar el dinero disponible según su contrato sin lograr tanto como se esperaba.

Fluor es un gigante de la construcción con sede en Texas que ha realizado más de 30 mil millones en trabajo gubernamental en las últimas cuatro décadas, gran parte del mismo para el Departamento de Defensa, según muestran los registros federales.

Un vocero de Fluor negó que hubiera habido preguntas sobre su trabajo.

"Hasta la fecha, hemos restaurado el suministro eléctrico a 250,000 clientes mediante la instalación de 7,500 postes, la instalación de 462 millas de cables, más de 20,000 conductores y reparamos 170 líneas de transmisión", dijo la compañía. Bajo los límites establecidos por el contrato sobre el tiempo y el dinero que se gastará, la compañía dijo, "estamos llegando al final de ambos, y el cuerpo los ha dirigido para comenzar la transición de personas y equipos fuera de la isla".

Los residentes de la isla, muchos de ellos aún luchando por obtener servicios básicos, se sorprendieron por el anuncio de Fluor.

"Estamos muy agradecidos por todo lo que han hecho estas personas: estos trabajadores arriesgaron sus vidas viniendo aquí, trabajando en helicópteros peligrosos y todo eso", dijo Nydia Guzmán, de 72 años, quien pasó el viernes en una de las oficinas de servicio al cliente de la empresa, junto con docenas de otros clientes que disputaban sus cuentas.

Universidad de Washington investigará muertes asociadas a María en Puerto Rico