SECCIONES DENoticias

Sí, las embarazadas pueden beber alcohol

Lorena Cuevas Solagaistua Lorena Cuevas Solagaistua

06 de marzo de 2018, 14:44 hrs

Imagen, Depositphotos

Estudios daneses, británicos e ingleses publicados de 2010 a 2014 señalan que el consumo moderado de alcohol en la gestación no tiene efectos en la salud mental de los niños. Imagen: Depositphotos

No comer pescado ni queso freso, no pintarse las uñas ni teñirse el pelo, son recomendaciones que las guías de embarazo o la medicina han dado a las mujeres que se encuentran en periodo de gestación. Algunas, como la abstinencia sexual durante los primeros meses de embarazo, han ido desapareciendo de la lista negra; otras, como la prohibición radical de tomar alcohol o cafeína comienzan a ponerse en tela de juicio.

Cansada de que mientras se encontraba encinta su médico le diera órdenes sin ninguna explicación,  Emily Oster, profesora de Economía en la Universidad de Chicago, publicó el libro Expecting Better  en el que analiza de manera crítica las recomendaciones durante la gestación y reprocha la medicina que trata a las mujeres como niñas que no conocen su cuerpo. Las conclusiones que mayor alarma causaron fueron las que afirman que no hay base científica para prohibir el alcohol y la cafeína, que el 100% de reposo que suele recomendarse puede llegar a ser contraproducente y que la obsesión por no ganar demasiados kilos no tiene mucho que ver con la salud ni de la madre ni del bebé.

Candice Swanepoel estaba embarazada en el desfile de Victoria's Secret y nadie se dio cuenta

Respecto al alcohol, Oster asegura que varios estudios apuntan que la bebida ocasional durante el embarazo no afecta a las capacidades ni al intelecto del niño.  De hecho, estudios daneses, británicos e ingleses publicados de 2010 a 2014 señalan que el consumo moderado de alcohol en la gestación no tiene efectos en la salud mental de los niños. La cafeína, tratada también como una sustancia muy nociva, parece no tener los efectos negativos que siempre se le han achacado. Beber un par de tazas al día de café, siempre que ésta sea una cantidad no mayor a la que tu cuerpo tomaba antes del embarazo, no es ningún problema. Afirmación que parece compartir el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos que ha demostrado que consumir una taza de café al día durante el embarazo es seguro y no contribuye a provocar abortos ni partos prematuros. Oster, en una entrevista realizada por la revista de El País, afirma que el problema actual es que hay una confusión entre correlación y causalidad que permite asegurar de manera absoluta que determinados comportamiento o alimentos son malos sin tener en cuenta las peculiaridades de cada persona o estudios iniciales.

Son muchas las voces de mujeres que critican el excesivo control al que se somete a las mujeres embarazadas, como Carolina del Olmo, escritora y filósofa que afirma que “los médicos hacen sentir a las embarazadas que están en una situación extraordinaria de vulnerabilidad, cuando no es así”. Parece que algunos de los consejos responden más a la moral que a una evidencia científica. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos aconsejó a todas las mujeres que desde su primera menstruación y hasta la menopausiatomen complementos de ácido fólico, no fumen ni abusen del alcohol, que mantengan un peso saludable, no consuman drogas y que eviten“conductas sexuales de alto riesgo” para no exponer a su bebe – el cual aún no ha sido gestado ni siquiera deseado-.

Descubren un tipo de proteína puede matar al feto en embarazo

No se trata desatender tu salud y la de tu bebé, se trata de cuestionar las normas generales de la medicina ya que cada cuerpo es un mundo y de no infantilizar a las mujeres, ya que, como cualquier otra persona, tenemos la capacidad de discernir entre lo bueno y lo mano. Como defiende Del Olmo, “los médicos deben ofrecer información objetiva y no consejos porque cuando intentan decirte siempre lo que debes hacer, no es que te sientas sola, es que te sientes minusvalorada e infantilizada, cuando no directamente humillada.”