SECCIONES DENoticias

Mujer confiesa que le disparó en la cabeza a su hijo mientras dormía

Jimena Barragán Jimena Barragán

12 de marzo de 2018, 13:18 hrs

Jacob Millison tenía 29 años cuando fue reportado como desaparecido en mayo del 2015 en Gunnison, Colorado. Dos años más tarde la policía encontró sus restos en un rancho propiedad de su familia. 

La mujer acusada de disparar la bala mortal que mató a Jacob Millison, víctima del rancho de Indian Head, era su propia madre, Deborah Rudibaugh, de 70 libras, enferma de cáncer, según el Daily Mail.

Rudibaugh, tiene 68 años y está seriamente enferma. Afirmó a la policía que arrastró el cuerpo de su hijo por la casa y lo arrojó en una pila de estiércol.

Ella ocultó el cuerpo porque sabía que "iría a la cárcel por el resto de mi vida y quería al menos un tiempo para vivir". Ella dijo que tenía menos de cinco años de vida.

Pero los investigadores creen que ella está cubriendo a su hija Stephanie Jackson, de 33 años, quien se cree que ayudó en el asesinato ya que Rudibaugh no habría sido lo suficientemente fuerte como para mover el cuerpo.

El supuesto homicidio ha salido a la luz casi tres años después de que Millison, de 29 años, desapareciera de su casa en el pequeño pueblo de Parlin en el condado de Gunnison, Colorado. Su familia no lo reportó desaparecido durante meses. Pero sus amigos le dijeron a los policías que pensaban que había sido asesinado, lo que llevó a una investigación que duró casi tres años.

Joven se declara culpable de ayudar a su padre a matar a su madre

Rudibaugh había dicho a las autoridades que Stephanie y su esposo estaban en Denver el día del asesinato, pero los registros del teléfono celular muestran que su hija estaba en Gunnison.

Ahora la madre, la hermana y el cuñado de Millison han sido acusados ​​en relación con su muerte.

Más de dos años después del tiroteo, Rudibaugh finalmente confesó haber disparado a su hijo en la cabeza mientras dormía en el rancho familiar, en la mañana del 16 de mayo de 2015.

Ella dice que sufrió años de abuso en sus manos, pero la policía cree que las peleas sobre quién heredaría el rancho de 700 acres por un valor de $3 millones estaban detrás del asesinato.

Rudibaugh y su hija Jackson están acusadas ​​de homicidio en primer grado en el caso que sacudió la remota ciudad en las Montañas Rocosas, a unas cuatro horas al suroeste de Denver.

El esposo de Jackson, David, de 34 años, ha sido acusado de ser cómplice de asesinato y debía comparecer por primera vez ante el tribunal el miércoles por la tarde. Los tres enfrentan cargos adicionales de alterar un cuerpo, ocultar la muerte y abusar de un cadáver.

¿O. J. Simpson confesó su crimen en esta entrevista inédita del 2006?