SECCIONES DENoticias

Estados Unidos registra el menor número de refugiados en más de 40 años

Azteca América Azteca América

07 de junio de 2018, 20:36 hrs

Imagen, Reuters

Donald Trump en un reciente foro de discusión acerca de a migración. La administración actual es una de las más duras en términos de flujo de personas en Estados Unidos. Imagen: Reuters. 

Por si aún existe quien lo dude, las políticas migratorias de la administración Trump, con toda su dureza e intransigencia, han logrado paulatinamente su propósito: aminorar el flujo de personas extranjeras en territorio estadounidense, lo cual seguro tiene brincando de felicidad a varios nacionalistas extremos. 

Sin embargo, las consecuencias humanitarias son bastante graves (aunque claro, esto tiene sin cuidado a los xenófobos). Según un estudio publicado por el Daily Mail, se proyecta que Estados Unidos sólo aceptará a 21,000 refugiados en 2018, cifra significativamente inferior al tope previsto por la propia administración actual, que quería mantener el límite de refugiados en 45,000. 

ICE envía a cientos de migrantes detenidos a prisiones federales

La predicción se realizó con base en datos actuales, donde se registran, en los primeros cuatro meses, 6,865 refugiados. De todos los estados del país, Texas es el que mayor cantidad de personas refugiadas tiene con 462 (la mayoría de ellos provenientes de Uganda). En segundo lugar está Arizona (456), California (419) y Nueva York (409). Por otro lado, lugares como Hawai y Wyoming no registran un solo refugiado en su territorio. 

Eskinder Negash, CEO del Comité de Refugiados e Inmigrantes de Estados Unidos comentó al diario británico que “este es el número de refugiados más bajo desde 1975”. Y añade: “es, por tanto, un golpe humanitario fuerte. Imagina que has vivido en un campo de refugiados por 17 años con la esperanza de que un día recibirás asilo en Estados Unidos para comenzar otra vez, atraviesas todo el proceso para lograrlo y entonces te dicen que por ahora no puedes ingresar”. 

Por otro lado, una vocera del Departamento del Estado, ha declarado al respecto que la meta del gobierno no es atraer a la mayor cantidad de gente, sino “asegurarse que toda persona vulnerable esté protegida y con necesidades básicas cubiertas hasta que puedan regresar a sus hogares”, señala el medio inglés. 

Senado aprueba presupuesto sin "dreamers" y con muro

El propio Guardian presenta en su artículo una encuesta realizada por el Pew Research Center, donde se demuestra que el 51% de los ciudadanos estadounidenses afirman que su país tiene una responsabilidad en cuanto a la admisión de refugiados, mientras el 43% dice lo opuesto. Más allá de la polarización, lo interesante de estos datos radica en la afiliación política de los encuestados: sólo un 26% de simpatizantes del partido republicano cree que los refugiados son una responsabilidad social, mientras en el lado demócrata, 74% piensa que la grave problemática de la gente que pide asilo debe ser un compromiso asumido por el país. 

Esto nos hace entender el accionar del partido en el poder, quien ha virado todas sus reformas migratorias a la exclusión y la persecución: está en su ADN la poca apertura en términos territoriales y de derechos humanos, como en el caso de los refugiados.