SECCIONES DENoticias

Gobierno de Trump se opone a resolución internacional para fomentar la lactancia materna

Azteca América Azteca América

09 de julio de 2018, 08:00 hrs

Administración trump y lactancia

Un estudio de Harvard en 2016 estimó que se podrían prevenir 3,340 muertes prematuras al año entre las madres y los bebés solo en los Estados Unidos si se les daba la lactancia adecuada. Imagen: Depositphotos

Los defensores de una mejor nutrición para los bebés han expresado su indignación luego de informar que la Administración Trump intimidó a otros gobiernos en un intento de evitar la aprobación de una resolución internacional para promover la lactancia materna

Según los informes, la delegación de los Estados Unidos en la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra desplegó amenazas y otras medidas drásticas para tratar de intimidar a las naciones para que rechacen dicha resolución. 

Según el diario The New York Times, en la reunión que mantuvieron los representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra (Suiza), los Estados Unidos trataron de boicotear la propuesta de resolución de promoción de la lactancia materna,  con la eliminación de mensajes como el de “proteger, promover y apoyar la lactancia materna” y otro donde se llamaba a las autoridades a restringir la promoción de productos alimenticios infantiles que los expertos consideran perjudicar para los pequeños.  

Asimismo, durante las deliberaciones sobre la resolución de la lactancia materna, según The New York Times, la delegación de los Estados Unidos. Hizo sugerencias amenazantes de que Washington recortaría sus fondos para la OMS. Como el mayor donante individual para el organismo mundial, que otorgó 845 millones de dólares el año pasado, esa amenaza no se habría tomado a la ligera.

El mismo diario relata que los estadounidenses amenazaron a Ecuador, uno de los países que protestó por la postura estadounidense. Dijeron que si se negaban a cambiar la resolución, impondrían sanciones comerciales y retirarían ayudas clave. Los ecuatorianos tuvieron que recular, según revelaron varios representantes de la OMS.

Según los términos del texto original de la OMS, los países habrían alentado a sus ciudadanos a amamantar basándose en que la investigación muestra abrumadoramente sus beneficios para la salud, al tiempo que advierten a los padres a estar alertas a la mercadotecnia inexacta de las compañías lecheras de fórmula.

The New York Times reiteró que la administración Trump reaccionó enérgicamente ante la resolución, que de otro modo contaría con el apoyo consensuado de todos los demás miembros de la asamblea. Impulsó la eliminación de una frase del borrador que exhortaría a los gobiernos a "proteger, promover y apoyar la lactancia materna". 

Trump "muy cerca" de elegir juez para la Suprema Corte

La resolución finalmente fue aprobada con el apoyo de los Estados Unidos, pero solo después de que el gobierno ruso la reintrodujera utilizando un texto modificado.

De acuerdo con información de The Guardian, Lucy Sullivan, directora ejecutiva de 1,000 Days, el grupo internacional con sede en Estados Unidos que trabaja para mejorar la nutrición de bebés y bebés, dijo en un hilo de Twitter que la intervención de Estados Unidos ascendió a "salud pública versus beneficio privado". 

En tanto, la red en línea de madres, Moms Rising, calificó la movida del gobierno de los Estados Unidos. De "impresionante y vergonzosa". 

Consideraron que es preciso actuar para abogar por políticas públicas que apoyen y empoderen a las madres que amamantan. 

"Estábamos asombrados, consternados y entristecidos. Lo que sucedió fue equivalente a un chantaje, con Estados Unidos reteniendo al mundo como rehén e intentando anular casi 40 años de consenso sobre la mejor manera de proteger la salud de los bebés y niños pequeños ", dijo en su oportunidad, Patti Rundall, de la campaña Baby Milk Action, con sede en el Reino Unido.

Según un código interno de la Organización Mundial de la Salud, a las compañías de fórmula para bebés se les prohíbe dirigirse explícitamente a las madres y sus cuidadores de la salud. La publicidad también está controlada. 

Una investigación de The Guardian realizada a Save the Children a principios de este año descubrió que las empresas lecheras de fórmula estaban usando métodos agresivos para eludir las regulaciones con el fin de presionar a las madres y profesionales de la salud para que elijan leche en polvo antes que amamantar. 

Varios estudios han revelado las drásticas mejoras en la salud provocadas por la lactancia materna en los Estados Unidos. Y en todo el mundo. Un estudio de Harvard en 2016 estimó que se podrían prevenir 3,340 muertes prematuras al año entre las madres y los bebés solo en los Estados Unidos si se les daba la lactancia adecuada.

La industria de la fórmula láctea ha estado luchando contra el estancamiento de las ventas en los últimos años, pero todavía vale 70 mil millones al año. El pequeño número de gigantes que lo producen se concentra en los Estados Unidos y Europa.

Uno de esos gigantes, Abbott Nutrition, es parte de la multinacional sanitaria Abbott Laboratories que contribuyó a las ceremonias de inauguración de Trump en enero de 2017. 

Además de las separaciones familiares, Trump quitó otras protecciones a niños inmigrantes